Matanza de Cholula

La matanza de Cholula ocurrió el 18 de octubre de 1519 donde se enfrentaron las fuerzas de Hernán Cortés junto con sus aliados los tlaxcaltecas y totonacas contra la población de la ciudad de Cholula durante su marcha hacia la ciudad de Tenochtitlan.

Según algunos cronistas y también Hernán Cortés, se debió a una acción preventiva contra el ataque que planeaban los cholultecas junto a los mexicas dentro de la ciudad. El resultado de la matanza de menos de 6 horas fue de cerca de 6000 cholultecas muertos que en su mayoría población civil. Luego de la masacre, los cholultecas abandonaron su alianza con los mexicas y tuvieron que aliarse al ejército de Cortés para no ser exterminados completamente.

Antecedentes: Hernán Cortez y la Conquista de México

Matanza de Cholula pintura de Félix Parra
Después de reunirse con los enviados de Moctezuma II en San Juan de Ulúa, Hernán Cortés tomó la decisión de ir rumbo a la ciudad de Tenochtitlan, en contra de los deseos de los mexicas que enviaron regalos a los españoles para que no continúen su viaje hacia la ciudad de Tenochtitlan.

Recorrido hacia la ciudad de Tenochtitlan y alianzas

Durante su recorrido, Hernán Cortés observo la gran desazón de diferentes pueblos contra el imperio de los aztecas (o mexicas) y allí vio una oportunidad para hacerse de aliados en su plan de saqueo de la ciudad de los aztecas. Primero, atrajo a los totonacas de Cempoala hacia su empresa de conquista y destrucción de los aztecas. Después se enfrentaría a los bravos guerreros de la cultura tlaxcalteca que eran contrarios a los aztecas, pero después de infringirles graves daños en batalla los convencieron para unirse al ejército español y emprender viaje a la ciudad capital azteca para destruir su poder en la región, a la larga los tlaxcaltecas serían los principales aliados de Hernán Cortés para la conquista de México.

Invitación a la ciudad de Cholula

Los mensajeros del rey de la cultura azteca Moctezuma II interceptaron a los españoles al mando de Cortés y les regalaron más oro y telas decoradas con plumas finas con el fin de convencer a los españoles a moverse a la ciudad de Cholula, ciudad aliada de los aztecas, donde tendrían alojamiento y comida. El objetivo de Moctezuma era impedir la alianza de Hernán Cortés con los Talxcaltecas, pero había llegado muy tarde porque ya existía la alianza con los jefes de la cultura Tlaxcalteca: Xicohténcatl Huehue (el Viejo), Maxixcatzin, Citlalpopocatzin, Hueyolotzin y otros. Además de ser convertidos al catolicismo.

Recorrido hacia la ciudad de Tenochtitlan y alianzas
Cerca de la ciudad de Cholula, los tlacaltecas enviaron una embajada de paz encabezada por Patlahuatzin para entrevistarse con los dirigentes cholultecas; sin embargo, el embajador fue deshonrado y desollado en la cara y en las manos como una respuesta negativa a los requerimientos de los tlaxcaltecas que eran sus enemigos. Hernán Cortés iría personalmente a entrevistarse con los cholultecas por invitación de Moctezuma II, quién le prometió hospitalidad en aquella ciudad, sin embargo los tlaxcaltecas desconfiaban de la propuesta y advirtieron a Cortés del peligro que representaba ingresar a la ciudad. Hernán Cortés mando a hacer un reconocimiento del terreno para conocer las vías de ingreso a la ciudad.

Ingreso a la ciudad de Cholula 

El ejército español y de los pueblos aliados avanzaron con destino a Cholula. Al llegar a la entrada de la ciudad fueron recibidos por los gobernantes de la ciudad: el tlaquiach y el tlachiac. Los cholultecas agasajaron a los españoles con regalos de oro y telas, además les explicaron que no podrían permitir el ingreso de los tlaxcaltecas por considerarlos sus enemigos. Hernán Cortés tuvo que ordenar acampar a los tlaxcaltecas fuera de la ciudad, pero ingreso junto a su ejército y los totonacas detrás. Hernán Cortés describió que la ciudad de Cholula albergaba 20 000 hogares y 400 torres en una carta enviado al rey Carlos I de España.

Matanza de Cholula y controversias 

Según las crónicas de Bernal Díaz del Castillo y los informes oficiales de Hernán Cortés al rey Carlos V, la masacre de Cholula habría sido ejecutada para evitar una emboscada planificada por los aztecas junto a sus aliados los cholultecas. De acuerdo con esta versión, Moctezuma II habría enviado un ejército de 20 000 guerreros mexicas cerca de la ciudad para atacar por sorpresa. Estos planes fueron revelados a los españoles por La Malinche quién sirvió como espía dentro de la ciudad. Hernán Cortés al estar al tanto de las noticias se dispuso a tomar por sorpresas a los dirigentes de la ciudad de Cholula y atacar con ferocidad a los pobladores de la ciudad, lo cual dejo un saldo de miles de muertos (se calculan 6000) siendo la mayoría civiles desarmados. Los jefes cholultecas al observar el horror cometido por las huestes de Cortés suplicaron clemencia y un alto a la masacre, en ese momento admitieron que fueron incitados por los aztecas para conspirar contra ellos. Al final se pudo parar la matanza que resulto con un saldo muy grande de perdidas.

Luego de la matanza de Cholula, los cholultecas se aliaron con los españoles y tomaron la fe cristiana como señal de alianza y sujeción con los recién llegados.

Años después, Bartolomé de las Casas y fray Toribio de Benavente repudiarían esa masacre calificándola de exagerada e innecesaria por parte de los conquistadores para causar terror dentro de la población indígena de la región.