Independencia del Perú

La Independencia del Perú se logro debido a un proceso de guerras y levantamientos indígenas y criollos a partir del año 1809 contra las autoridades españolas en el Perú con el fin de obtener la independencia que traería una autonomía de gobierno. Se lograría un gran victoria con la proclamación de la independencia del Perú por parte de Don José de San Martín el 28 de julio de 1821, pero se derrotaría definitivamente a las fuerzas realistas en el Perú con la ayuda del libertador Simón Bolívar.

Antecedentes de la Independencia del Perú

José de San Martín proclama la independencia del Perú por la voluntad del pueblo..
A inicios del siglo XIX, el Perú había sido un bastión para el ejercito realista, quienes lucharon contra los partidarios de la independencia en el Alto Perú, Quito y Chile. La guerra de independencia tuvo como antecedente más notable a la Rebelión de Tupac Amaru II en los años 1780-1781 por el líder indígena Túpac Amaru II y la eliminación de conspiradores en el Alto Perú y el Río de la Plata, regiones del Virreinato del Perú. Debido a esto, el virrey a menudo con el apoyo de la "oligarquía de Lima", dirigió campañas de represión realista en diferentes regiones de América del Sur donde se veía amenazada la autoridad del Rey de España.

Tupac Amarú II encabezo la rebelión más grande hasta ese entonces acaecida en el Virreinato del Perú
España es invadida por el ejército francés de Napoleón Bonaparte

Durante la Guerra de la Independencia Española (1807-1814) que luchaba contra el ejercito de Napoleón Bonaparte, la autoridad central del Imperio español se había perdido y muchas regiones americanas establecieron juntas de gobierno autónomas con claras intenciones independentistas.

Virreinato del Perú fue el último reducto del poder realista

El virrey del Perú, José Fernando de Abascal y Sousa fue fundamental en la organización de los ejércitos para reprimir los levantamientos en el Alto Perú y para defender la región de los ejércitos enviados por la junta de gobierno del Río de la Plata. Tras el éxito de los ejércitos realistas, Absacal anexó el Alto Perú al Virreinato del Perú, lo cual benefició a los comerciantes de Lima, ya que ahora comercio de la región rica en plata se dirigiría ahora hacia el Pacífico. Debido a esto, grandes sectores de la sociedad del Perú se mantuvieron leales al bando realista y participaron en las reformas políticas llevadas a cabo en por las Cortes de Cádiz en España (1810-1814). El Virreinato del Perú estuvo representado en la primera sesión de las Cortes por siete diputados y por los cabildos locales electos.

El virreinato del Perú fue unos de los últimos reductos de la monarquía española en América del Sur, después el Alto Perú. Sin embargo, finalmente sucumbiría a los ejércitos patriotas después de las decisivas campañas libertadoras de Don José de San Martín (1820-1823) y Simón Bolívar (1823 - 1825).

PROCESO DE LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ

Levantamientos independisistas en el Perú

A pesar de las tendencias realistas en el Virreinato del Perú, los movimientos independentistas surgieron, a menudo fomentados por los rebeldes argentinos y sus ejércitos patriotas en Buenos Aires. Hubo dos levantamientos de corta duración en la ciudad de Tacna en el año 1811 y 1813. Un importante movimiento, dirigido por los nativos en Huánuco, comenzó el 22 de febrero de 1812. Se trataba de varios líderes, incluidos los curacas y de magistrados municipales (alcaldes pedáneos), pero fueron suprimidos en unas pocas semanas.

El levantamiento más duradero fue la rebelión en el Cuzco desde 1814 hasta 1815 liderada por los Hermanos Ángulo y Mateo Pumacahua. La rebelión se inició en un enfrentamiento entre el Cabildo Constitucional y la Audiencia de Cuzco sobre la administración de la ciudad. Los funcionarios del Cabildo y sus aliados fueron arrestados por la Audiencia. Los líderes criollos hicieron un llamamiento a brigadier retirado Mateo Pumacahua, que era curaca de Chinchero, y décadas antes había sido fundamental en la represión de la rebelión de Túpac Amaru II. Pumacahua se unió a los líderes criollos en la formación de una junta el 3 de agosto en el Cuzco, que exigía la plena aplicación de las reformas liberales de la Constitución Española de 1812. Después de algunas victorias en el sur del Perú y el Alto Perú, la rebelión fue sofocada a mediados de 1815

Los ejercitos libertadores de San Martin y Simon Bolivar ingresan al Perú
Don José de San Martín

El libertador Simón Bolívar
El libertador argentino Don José de San Martín organizó una campaña hacia el Perú después de luchar en Chile por su independencia en la Batalla de Maipú. El marino inglés Lord Cochrane ayudó en la creación de la Armada Naval, que transportaría a las tropas de combate de Chile a la península de Paracas (donde se desarrollo una de las primeras civilizaciones peruanas: La cultura Paracas), en el año 1820. Cochrane a continuación, lanzaría una campaña de mar contra las flotas españolas en el Pacífico.

José de San Martín proclamó la independencia del Perú el 28 de julio de 1821, un año después de arribar al Perú. Sin embargo, los bastiones realistas se mantuvieron en el país y en el Alto Perú, por lo que no fue sino hasta cuatro años después que la monarquía española sería derrotado definitivamente en la Batalla de Junin y en la Batalla de Ayacucho por las tropas bajo el mando de Antonio José de Sucre, general de Simón Bolívar. El Alto Perú (actualmente Bolivia) sería una vez más separado del Perú en 1825 en una asamblea constituyente formada por Antonio José de Sucre, a pesar de la oposición al plan de Bolívar. Más adelante Simón Bolívar planearía o tendría el sueño de unir a los países que había ayudado a independizarse del yugo español bajo su dirección y crear la denominada Federación de los Andes.





Después de la Independencia del Perú

Después de la guerra de la independencia del Perú, los conflictos de intereses que se enfrentan los diferentes sectores de la sociedad criolla y las ambiciones particulares de los caudillos individuales, hicieron que la organización del país fuese excesivamente difícil. Sólo tres lideres civiles: Manuel Pardo, Nicolás de Piérola y Francisco García Calderón accedieron a la presidencia del Perú en los primeros setenta y cinco años de vida independiente republicana. En 1837, la Confederación Perú-boliviana fue creada, pero se disolvería dos años más tarde, debido a la intervención militar combinada de los militares chilenos y patriotas peruanos opuestos a esta alianza.