Batalla de Ayacucho

La Batalla de Ayacucho fue un encuentro militar decisivo durante la Guerra de la Independencia del Perú. Fue la batalla que aseguró la independencia del Perú y también la independencia del resto de América del Sur. Es considerado como el fin de las guerras hispanoamericanas de independencia. La batalla de Ayacucho puso fin al Virreinato del Perú y destituyo a su último virrey el general José de la Serna e Hinojosa, Conde de los Andes.

La Batalla de Ayacucho acontecio el 9 de diciembre de 1824 en la Pampa de la Quinua, Ayacucho, entre los realistas y las fuerzas independentistas. Las fuerzas independentistas fueron liderados por Antonio José de Sucre, lugarteniente de Simón Bolívar. El Virrey José de la Serna sería herido, y después de la segunda batalla el Comandante en Jefe, José de Canterac, firmaría la capitulación de Ayacucho donde el ejercito realista reconocía su derrota y la independencia del Perú. Actualmente, el ejercito peruano celebra cada 9 de diciembre el aniversario de la Batalla de Ayacucho.

Antecedentes: Inicio de la Guerra de Independencia en la América española

En 1820, España ya librado de la invasión del imperio de Napoleón Bonaparte inició lo que en breve se convertiría en un desastre político. Una gran expedición de 20.000 soldados en espera de ser enviada al Río de la Plata para ayudar a los realistas americanos, sin embargo esta expedición se rebeló bajo el mando del general Rafael Riego. En las semanas posteriores, con la propagación de la revuelta el rey Fernando VII se vio obligado a restablecer la Constitución liberal española de 1812, que había suprimido seis años antes. Este evento frustró la capacidad militar de España para enviar refuerzos a los virreinatos americanos, que a su vez forzó a los ejércitos realistas de los virreinatos de Perú y Nueva España (actual México), que habían contenido la revolución independista americana hasta el momento, a frente solos a las fuerzas patriotas.

El Libertador Simón Bolivar
Los realistas en cada virreinato, sin embargo, tomaron caminos diferentes. En la Nueva España (Virreinato de México), los realistas después de derrotar a los insurgentes patriotas, proclamaron la separación negociada de la España liberal a través del Plan de Iguala, que negoció también con el resto de los patriotas, y el Tratado de Córdoba y el pacto trigarante, que negoció con el nuevo jefe de Gobierno, Juan O 'Donojú. Esto Trajo como consecuencia el nacimiento del Primer Imperio Mexicano encabezado por el general Agustin de Iturbide (Agustín I de México).

Los avances en la independencia del Virreinato del Perú serían realizados por los patriotas criollos Don José de San Martín y Simón Bolívar, quienes derrotaron a los realistas.


Ultimos años del Virreinato del Perú

En el Perú el virrey Joaquín de la Pezuela estaba desacreditado después de una derrota en una expedición realista a Chile. El virrey fue derrocado el 29 de enero de 1821, en Aznapuquio en un golpe de Estado por el general José de la Serna, que proclamó su adhesión a la Constitución española restaurada.

Rebelión realista del general Olañeta en el Alto Perú

Sorprendentemente, a principios del año 1824, el ejército realista en el Alto Perú (actual Bolivia) se rebeló, encabezados por el general Pedro Antonio Olañeta un realista absolutista contra el virrey del Perú José de la Serna (de tendencia liberal), después de recibir la noticia de que había caído el Gobierno Constitucional en España .

De hecho, el monarca Fernando VII de España y sus seguidores absolutistas recuperaron el gobierno, apoyadso por 132.000 soldados franceses del ejército de la Santa Alianza, que ocuparon España hasta el año 1830. El general Rafael del Riego fue ahorcado el 7 de noviembre de 1823 y la gente del movimiento liberal fue ejecutada, expulsada ​​o exiliada de España. El 1 de octubre de 1823, el monarca decretó la abolición de todo lo aprobado en los últimos tres años de gobierno constitucional, lo que dejó sin efecto la designación de La Serna como virrey del Perú.

Preparativos para la Batalla de Ayacucho

Don José de San Martín había hecho la Proclamación de la independencia del Perú el 28 de julio de 1821, sin embargo, a finales de 1824, los realistas todavía tenían el control de la mayor parte del sur del Perú, así como del Fuerte Real Felipe en el puerto del Callao.

Después del retiro de José de San Martín por la falta de éxitos militares de la expedición chileno-argentina en suelos peruanos. Simón Bolívar ingreso al Perú para apoyar a los independisistas peruanos en el año 1820-1822 a petición del Congreso en Lima para promover la emancipación del país. En primer lugar, tuvo que resolver el conflicto interno entre los patriotas y luego preparar su campaña para liberar al Perú. 

Batalla de Junín 
Página principal: Batalla de Junín 


General Antonio José de Sucre
Bolívar, con la noticia de la Rebelión de Olañeta, aprovechó la división del ejercito realista para trasladar al ejercito patriota a Jauja en el mes de mayo y enfrentar al general José de Canterac, quien se hallaba aislado en la pampa de Junín el 6 de agosto de 1824 en la llamada Batalla de Junín. Esta contienda es conocida como la batalla sin humo por el poco uso de armas de fuego, debido al uso mayoritario de espadas y sables por parte de ambos bandos.

La primera parte del plan sería la destrucción de la División del Norte realista en el altiplano central. Con la Batalla de Junín el 6 de agosto los ejércitos combinados de la Gran Colombia, del Perú y además de unos 100 argentinos y chilenos lucharon en un gran primer hito y ahora irían en la búsqueda del ejercito realista hacia el sureste: Ayacucho.

Luego de la batalla emprendió una persecución sin descanso que produjo la deserción de 2700 soldados realistas, que de inmediato engrosaron a las líneas de independentistas. Por último, 07 de octubre de 1824, con sus tropas justo en frente de las puertas del Cuzco, Bolívar entregó el mando general a su lugarteniente José Antonio de Sucre.

Batalla de Ayacucho

Fuerzas del Ejercito independista
  • Comandante: El general Antonio José de Sucre Jefe de Estado Mayor: General Agustín Gamarra 
  • Caballería: General Guillermo Miller ( Húsares de Junín, Granaderos de Colombia, Húsares de Colombia, regimientos de caballería Granaderos argentinos). 
  • 1ra División: General José MarCa Córdoba (2.200 hombres) 
  • 2da División: General José de La Mar (1.550 hombres) 
  • Ejercito de Reserva: General Jacinto Lara (1.600 hombres)
Ejercito realista español
  • Comandante: Virrey Jos) de la Serna 
  • Jefe de Caballería: Brigadier Valentín Ferraz 
  • Jefe del Alto Mando: El teniente general José de Canterac 
  • División de vanguardia: El general Jerónimo Valdés (2.006 hombres) 
  • 1ra División: El general Juan Antonio Monet (2.000 hombres) 
  • 2da División: El general Alejandro González Villalobos (1.700 hombres) 
  • División de la reserva: El general José Carratalá (1.200 hombres)
 Representación de la Batalla de Ayacucho. Pintura sobre Óleo de Martín Tovar y Tovar.
La batalla fue librada por un ejército independista al mando del general Antonio José de Sucre, integrada por contingentes de Perú y la Gran Colombia (actuales países de Ecuador, Colombia, Venezuela y Panamá), las Provincias Unidas del Río de la Plata y Chile (así como varios voluntarios extranjeros, principalmente británicos), contra un ejército realista al mando del virrey del Perú, José de la Serna e Hinojosa y el general José de Canterac, integrado por los realistas españoles y americanos, además de indígenas nativos aliados.
El enfrentamiento duró cerca de cuatro horas y terminó con una clara victoria de los soldados patriotas, que destruyeron al ejército realista después de una dura lucha, tomaron prisionero al virrey del Perú, José de la Serna, además de sus oficiales de sus 583 y 2000 soldados. Luego de la batalla de Ayacucho se firmaría la Capitulación de Ayacucho donde se reconocía la independencia del Perú del dominio de España.

La Batalla de Ayacucho fue la última gran batalla de los españoles en América del Sur. El reconocimiento por parte de España de esta independencia se produjo con el Tratado de París el 14 de agosto de 1879.

Simon Bolivar tenía el sueño de unir a las repúblicas americanas que había ayudado a independizarse en un solo país que se llamaría Federacion de los Andes, sin embargo no se concretaría por los intereses particulares de los caudillos americanos en cada estado. Más adelante, un general que había participado en la guerra de independencia del Perú, Mariscal Andrés de Santa Cruz instauró la Confederación Perú-Boliviana en el año 1863, pero se desintegro debido a la oposición extranjera y nacional.

2 comentarios:

Ronaldo Chiche Surco dijo...

La información me pareció muy buena, muy bien resumida. Me ayudo mucho en mi investigación sobre la independencia del Perú. Gracias al autor de la página.

Anónimo dijo...

GRACIAS POR TAN MAGISTRAL RESUMEN DE LA BATALLA DE AYACUCHO EL CUAL NOS BRINDA UNA LUZ HISTÓRICA SOBRE LA MAGNÁNIMA BATALLA LA CUAL SELLÓ LA TOTAL INDEPENDENCIA DE AMÉRICA DEL DOMINIO ESPAÑOL.