Batalla de Tucapel y muerte de Pedro de Valdivia

La batalla de Tucapel (llamada también como el Desastre de Tucapel) es el nombre dado a una batalla librada entre las fuerzas de los conquistadores españoles dirigidas por Pedro de Valdivia contra los guerreros mapuches (llamados también araucanos) al mando del gerrero mapuche Lautaro que tuvo lugar en Tucapel, Chile, el 25 de diciembre 1553 . Esta batalla ocurrió en el contexto de la primera etapa de la Guerra de Arauco, gran levantamiento de los araucanos o mapuches en contra de la conquista española del sur de Chile. La batalla de Tucapel finalizo con una derrota para los españoles, y muerte del conquistador de Chile, Pedro de Valdivia.

Inicio de la Guerra de Arauco

Llegada del conquistador de Chile, Pedro de Valdivia, a territorio de los mapuches

La Guerra de Arauco fue una guerra a gran escala que tuvo lugar en lo que hoy es territorio chileno entre los conquistadores españoles y el pueblo mapuche (llamado araucanos por los españoles). Pedro de Valdivia, fue el conquistador español, fundó las primeras ciudades en territorio chileno. Alrededor de 1550, tomó a un hombre mapuche que había ofrecido sus servicios como su sirviente. El conquistador lo bautizó como Felipe Lautaro. Bajo el ala de Pedro de Valdivia, Lautaro aprendió rápidamente técnicas militares a caballo que le servirían posteriormente en la guerra que estaba teniendo lugar en este momento. Una vez que aprendió estos conocimientos, con el tiempo volvió a su pueblo y decidió utilizar estas estrategias militares para beneficio de los mapuches. Al mismo tiempo, Pedro de Valdivia estaba utilizando una política por la cual fundaba ciudades y dispersaba a sus fuerzas en el territorio conquistado del sur de Chile. Sus fuerzas invasoras también construyeron numerosos fuertes, como Tucapel y Purén.

Expedición de Pedro de Valdivia
 
Pedro de Valdivia estaba de gira de inspección de un grupo de fortalezas construidas para asegurar el interior de Chile de los indios araucanos. Salió de Concepción en diciembre de 1553 y se abrió camino hacia el sur hasta Quilacoya, donde reunió tropas para la marcha en el territorio conflictivo de Arauco. Mientras avanzaba, espías mapuches observaban la columna de su ejercito desde los cerros, pero se limitaron a seguir y no presentarse para la batalla. Mientras tanto, el dirigente mapuche Lautaro mantenía a las fuerzas de Gómez de Almagro sitiadas en el fuerte de Purén. Se enteró a través de sus espías de los movimientos hacia el sur de Pedro de Valdivia, y se dio cuenta de que probablemente pasaría por el fuerte de Tucapel.
 
Pedro de Valdivia estuvo perturbado por la falta de noticias del fuerte de Tucapel y por la falta de hostilidad de los araucanos en su camino. El 24 de diciembre, decidió continuar hacia la fortaleza con la esperanza de encontrar a Almagro y sus tropas allí. La tranquilidad y los avistamientos ocasionales de los mapuches (llamados también araucanos) a la distancia continuaron aumentando sus sospechas, y envió a un grupo de exploración de cinco hombres bajo el mando de Luis de Bobadilla para explorar el camino y traer información acerca de la ubicación del enemigo.

Batalla de Tucapel: Pedro de Valdivia lucha contra Lautaro y los mapuches

El fuerte de Tucapel se encontraba en una colina en la cordillera de la costa. En diciembre de 1553, las fuerzas mapuches, bajo el mando del mapuche Lautaro atacaron y destruyeron el fuerte haciendo uso de las tácticas de combate aprendidas de los españoles. Pedro de Valdivia había salido de Concepción con sólo 50 soldados y mas de 3000 indios yanaconas, y envió un mensaje a la fortaleza de Purén para que envíen refuerzos. El mensaje, sin embargo, fue interceptado por los hombres de Lautaro.
Valdivia no recibió informes de su grupo de exploración. El día de Navidad, 25 de diciembre de 1553, llego temprano en la mañana a la fortaleza y la encontró completamente destruida. Ni Gómez de Almagro ni Bobadilla se encontraban allí. Decidió hacer un campamento en medio de las ruinas de la fortaleza, pero cuando el contingente apenas empezaba a hacer los preparativos para acampar se oyeron gritos de guerra circundantes. Con previo aviso, una masa de guerreros mapuches se lanzaron en ataque hacia el refugio español.

Pedro de Valdivia tuvo tiempo para formar y armar su línea defensiva para rechazar el primer ataque mapuche. La caballería cargó sobre la retaguardia de la fuerza mapuches en retirada, pero los indios estaban preparados para esta acción y revirtieron la carga con lanzas. Sin embargo, con mucho valor y resolución los conquistadores españoles lograron hacer retroceder a los araucanos. Los españoles saborearon una victoria temporal.
Todavía había más por venir, sin embargo. Un segundo escuadrón de mapuches aparecieron y los atacaron, esta vez armados con mazas y cuerdas, así como lanzas, con la que lograron desmontar  a los jinetes españoles desafortunados, a los que rápidamente sacaron a rastras del campo de batalla una vez que estaban en el suelo. Los españoles lograron rechazar nuevamente el ataque de los indios mapuches, pero no sin dejar muchos caídos. A continuación, un tercer grupo de mapuches apareció, esta vez junto con el guerrero Lautaro.

Captura de Pedro de Valdivia luego de la victoria de los mapuches en la Batalla de Tucapel
Consciente de la situación desesperada de Valdivia, debido a las pérdidas españolas y la fatiga, reunió a sus hombres y se lanzó hacia una lucha feroz. Ya la mitad de las fuerzas invasoras estaban de baja y los indios yanaconas auxiliares se habían reducido dramaticamente. Valdivia, al ver que la lucha estaba perdida, ordenó la retirada, pero Lautaro logro el aniquilamiento total de las fuerzas hispanas y la captura del conquistador de Chile, Pedro de Valdivia.

Muerte del conquistador español Pedro de Valdivia

Según Jerónimo de Vivar, el toqui Caupolicán ordenó personalmente la ejecución de Valdivia, quien fue muerto con una lanza y su cabeza junta con la de los otros dos españoles fueron puestos en exhibición. Alonso de Góngora Marmolejo escribe que Valdivia ofreció un rescate por su vida y también desalojar los territorios mapuches ocupados por los españoles pero fue rechazadas sus ofertas por los araucanos quienes le cortaron los antebrazos, y se lo comieron frente a él antes de matarlo.

Lobera también dice que existe una historia común en Chile que en ese momento Pedro de  Valdivia fue muerto al ingerir oro fundido que tanto deseaban los europeos. Según una leyenda posterior, Lautaro llevó Valdivia al campo mapuche y lo mato luego de tres días de tortura, le extrajo su corazón y lo comió junto con los dirigentes mapuches.
Después de la batalla, Caupolicán llegó a bloquear la ciudad de Valdivia y a los pocos asentamientos restantes de los españoles en el sur de Chile. Lautaro observó las fuerzas españolas en Concepción, el centro del poder español en el sur de Chile. Los españoles por un tiempo se encontraban en desorden debido a la muerte del gobernador de Chile, Pedro de Valdivia. Esta batalla puso fin al mito de la invencibilidad de las huestes españoles en territorio americano.