Guerra de Reforma

La Guerra de Reforma en México es uno de los episodios más prolongados de lucha entre los liberales y las fuerzas conservadoras que dominaban la historia de México en el siglo XIX. Los liberales querían un gobierno federal, que limitara el poder tradicional de la Iglesia católica y su influencia militar en el país. Los conservadores querían un gobierno centralista, incluso una monarquía que junto a la Iglesia y a los militares mantuvieran los roles y poderes tradicionales como en el Virreinato de Nueva España.

Antecedentes de la Guerra de Reforma

Los liberales vs conservadores post Independencia de México

Después del fin de la Guerra de Independencia de México, el país estaba fuertemente dividido mientras intentaba recuperarse de más de una década de enfrentamientos. Desde 1821 hasta 1857, cincuenta gobiernos diferentes gobernaron el país. Estos gobiernos incluían las dictaduras, gobiernos republicanos constitucionales y una monarquía. La política mexicana estaba dividida en dos grupos, los liberales y los conservadores. Tanto los liberales y los conservadores eran movimientos políticos que tenían sus orígenes en las reuniones secretas de la masonería. La naturaleza secreta de la sociedad permitió la discusión política discreta. Los conservadores alineados con la facción del rito escocés y liberales alineados con los del rito York (estos eran los ritos más importantes de la masonería). Los conservadores estaban a favor de un gobierno central fuerte, con muchas ganas de tener un monarca al estilo europeo. Los conservadores favorecieron la protección de muchas de las instituciones heredadas del período colonial, incluyendo exenciones fiscales y legales para la Iglesia Católica y los militares. Los liberales estaban a favor del establecimiento de la república federal basada en las ideas de la Ilustración europea, y la limitación de los poderes y privilegios de la Iglesia y de los militares. Hasta el final del período de reforma, la historia de México fue dominada por estas dos facciones que luchaban por el control y también contra incursiones extranjeras al mismo tiempo. La Era de la reforma de la historia mexicana se define generalmente desde 1855 en 1876.

Ascenso político de los liberales en la década de 1850

En la década de 1850, las facciones liberales ganaron el control político con líderes como Benito Juárez, Miguel Lerdo de Tejada, Juan Álvarez y otros. Este ascenso se produjo después de la pérdida de casi la mitad del territorio colonial de México a manos de los Estados Unidos en la guerra mexicano-americana. Los liberales creían que la Iglesia y los militares eran la fuente de la mayoría de los problemas de México.

Los liberales tenían dos facciones internas, los "puros" o radicales y los moderados. Estas dos facciones se unieron cuando Benito Juárez y Melchor Ocampo, los líderes de estas dos facciones, y ambos en el exilio en Nueva Orleans en el año 1854, apoyan el levantamiento de Juan Alvarez contra Antonio López de Santa Anna, quien fue ampliamente culpado por la pérdida de Texas y lo que ahora es el suroeste de los EE.UU. Los dos establecen principios en un documento llamado el Plan de Ayutla. El Plan reunió a una coalición de fuerzas que logró expulsar a Santa Anna de la Presidencia mexicana.

Influencia, poder y privilegios de la Iglesia Católica en México

El desafío de los liberales a la hegemonía de la Iglesia Católica en México se produjo en etapas, incluso antes de la década de 1850. Medidas adoptadas a nivel estatal desde la década de 1820 y las medidas de reforma de Valentín Gómez Farías llevaron a la defensa política de la identidad católica de México, incluyendo la integración de la Iglesia y el Estado. Esto incluye periódicos católicos como La Cruz y los grupos conservadores que atacaron fuertemente las políticas y la ideología liberal. Esta ideología tiene sus raíces en la Ilustración europea, que pretendía reducir el papel de la Iglesia Católica en la sociedad. Las reformas iniciadas en los años 1830 y 1840 se unieron en principio a las leyes de la época de la Reforma, que fueron aprobadas en dos fases, desde 1855 hasta 1857 y luego desde 1858 hasta 1860. La Constitución de 1857 de México fue promulgada cerca del final de la primera fase. Más Leyes de Reforma se promulgaron de 1861-1863 y después de 1867 después de que los liberales salieron victoriosos después de dos guerras civiles con sus opositores conservadores.

Leyes de Reforma

El éxito del Plan de Ayutla llevó al rebelde Juan Alvarez a la presidencia de México. Alvarez era un "puro" y nombró a otros liberales radicales a los puestos más importantes como la inclusión de Benito Juárez como ministro de Justicia, Miguel Lerdo de Tejada como ministro de Fomento y a Melchor Ocampo como ministro de Relaciones Exteriores.

LA LEY JUAREZ

La primeras Leyes de Reforma Liberal se aprobaron en 1855. La Ley Juárez, en honor a él, restringió los privilegios clericales, en concreto a la autoridad de los tribunales de la Iglesia, al subvertir su autoridad a la ley civil. Fue concebida como una medida moderada, en lugar de suprimir los tribunales de la iglesia por completo. Sin embargo, el movimiento abrió divisiones latentes en el país. El arzobispo Lázaro de la Garza en la Ciudad de México condenó la Ley como un ataque a la Iglesia misma, y ​​los clérigos fueron a la rebelión en la ciudad de Puebla en 1855-1856. Otras leyes atacaron los privilegios que tradicionalmente gozaban los militares, esto fue significativo ya que los militares habían sido fundamentales para poner y mantener gobiernos mexicanos en el cargo desde el emperador Agustín de Iturbide en la década de 1820 (quien fue el primer emperador de México durante el Primer Imperio Mexicano que duro apenas unos meses.)

LA LEY LERDO

La próxima Ley de Reforma se llamó la Ley Lerdo, en honor a Miguel Lerdo de Tejada. Bajo esta nueva ley que se aprobo en 1856, el gobierno comenzó a confiscar las tierras de la Iglesia. Esto resultó ser mucho más controversial que la Ley Juárez. El propósito de la ley era convertir las tierras en poder de entidades corporativas como la Iglesia en propiedades privadas, favoreciendo a aquellos que ya vivían en ellas. Se pensó que esto fomentaría el desarrollo y el Gobierno podría recaudar ingresos gravando el proceso. Lerdo de Tejada fue el Ministro de Hacienda y requirió que la Iglesia vendiera gran parte de sus tierras urbanas y rurales a precio reducidos. Si la Iglesia no cumplía, el gobierno celebrará subastas públicas. La ley también declaraba que la Iglesia no podía obtener la posesión de estas propiedades en el futuro.

LA LEY IGLESIAS

En 1857, nuevas leyes anticlericales, como la Ley de Iglesias regulaba el cobro de derechos eclesiásticos de los clérigos a los pobres y prohibía cobrar por bautizos, matrimonios o funerales. El matrimonio se convirtió en un contrato civil, aunque no fue autorizada ninguna disposición para el divorcio. Registro de nacimientos, matrimonios y defunciones se convirtió en un asunto de civil, con el Presidente Benito Juárez. Se redujo el número de fiestas religiosas y los días festivos para conmemorar diversos acontecimientos nacionales adoptados.

En esos años, el Congreso debatia una nueva Constitución. Los delegados se mostraron preocupados por las primeras de las Leyes de Reforma y la cuestión de si México debiera ser un gobierno central, o una república federal. Al final, la Constitución de 1857 estableció un componente centralista. Esta Constitución no estableció a la Iglesia católica como oficial, permitiendo que posteriores leyes requirieran la libertad religiosa.

Inicio de la Guerra de Reforma en Mexico

La Guerra de Reforma ( llamada también como la Guerra de los Tres Años) estalló en una guerra civil cuando los liberales, entonces en el control del gobierno luego de derrocar a Antonio López de Santa Anna, comenzaron a implementar una serie de leyes destinadas a despojar a la Iglesia y a los militares, pero sobre todo a la Iglesia, de sus derechos, poderes y propiedades.

Estallido de la guerra civil mexicana "Guerra de Reforma"

Cada una de las Leyes de Reforma tuvo una fuerte resistencia de los conservadores, la Iglesia y los militares, que culminará en la acción militar y la guerra. Después de la Ley Juárez, el general Tomás Mejía se rebelo contra el gobierno liberal en defensa de la identidad católica de México en la región de la Sierra Gorda de Querétaro. Mejía llevaría a cabo operaciones contra las fuerzas liberales en los próximos ocho años.

PLAN TACUBAYA

La oposición a la Ley Lerdo y la Constitución de 1857 culminó en la toma del control de la ciudad de México por las fuerzas conservadoras. Esta operación se llamó el Plan de Tacubaya (que buscaba derogar la constitucion mexicana de 1857). Cuando los militares tomaron el control de la Ciudad de México, el entonces presidente Ignacio Comonfort aceptó los términos del Plan, pero Benito Juárez, entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, defendió la Constitución de 1857. Juárez fue detenido. Comonfort se vio obligado a renunciar y posteriormente el General de Ejército Félix Zuloaga fue puesto en su lugar. Después de llegar a la Ciudad de México, los partidarios de Zuloaga cerraron el Congreso y detuvieron a los políticos liberales, luego iniciarían la redacción de una nueva constitución para el país.

El Plan de Tacubaya, dividido profundamente el país, con cada Estado decidiendo si apoya la Constitución de 1857 de los liberales o la nueva que los conservadores de la ciudad de México redactaban. Benito Juárez escapó de la prisión de la ciudad de Querétaro, luego fue reconocido como presidente interino de los Liberales. Como el conservador Zuloaga y el ejército tomaron control de la parte central de México, Benito Juárez y su partidarios se vieron obligado a instalar su gobierno en la ciudad de Veracruz. A partir de ahí, el gobierno liberal obtuvo el control sobre el estado de Veracruz y un número de estados aliados en el norte y centro-oeste de México. El gobierno liberal permanecio en la ciudad de Veracruz desde 1858 hasta 1861.

Por ser de menos experiencia militar, los liberales perdieron la mayor parte de las primeras batallas
, pero la situación cambió cuando los conservadores fallaron dos veces en tomar la ciudad de Veracruz. Los liberales acumularon victorias a partir de entonces hasta que las fuerzas conservadoras se rindió en diciembre de 1860. Si bien las fuerzas conservadoras perderían la guerra, la guerrilla conservadora se mantuvo activa en el campo durante varios años,y conspiraríancon las fuerzas francesas para instalar a Maximiliano de Habsburgo como emperador del Segundo Imperio Mexicano durante la Segunda Intervención Francesa en México.

Leyes promulgadas por Benito Juarez durante su gobierno en Veracruz:
  • Ley de la nacionalización de los bienes eclesiásticos (1859).
  • Ley del matrimonio civil: (1859).
  • Ley orgánica del registro civil: (1859).
  • Ley de exclaustración de monjas y frailes:
  • Ley de libertad de Cultos
La Ley de la nacionalización de los bienes eclesiásticos era un añadidura a la Ley Lerdo. El Gobierno tenía la esperanza de que esta ley traería ingresos suficientes para obtener un préstamo de los Estados Unidos pero ventas fueron decepcionantes desde el momento en que fue aprobada a principios del siglo XX.

DOS GOBIERNOS EN MEXICO: Los Conservadores en la Ciudad de Mexico y los Liberales en la ciudad de Veracruz

Las hostilidades entre las fuerzas liberales y conservadoras duraron desde 1858 hasta 1861 y es conocida como la Guerra de Reforma. Los conservadores controlaron la Ciudad de México, pero no la ciudad de Veracruz. A partir de aquí, Juárez dirigió el movimiento de oposición, y de la que los liberales obtuvieron suministros y dinero a través de los derechos recibidos en el puerto.

Al comienzo de la guerra, los dirigentes liberales y los ejércitos carecían de la experiencia militar de los conservadores, que fueron respaldados por el ejército oficial de México. Sin embargo, debido a las continuas hostilidades, las fuerzas liberales adquirieron una experiencia que a la larga permitiría victorias para el lado liberal. Porfirio Diaz (futuro presidente de Mexico en repetidas ocasiones) lucharía a favor del bando liberal al mando de Ignacio Mejía donde destacaría por su bravura y astucia.

Dos veces en 1860 las fuerzas conservadoras del general Miguel Miramón trataron de tomar Veracruz, pero sin éxito. En el mismo año, las fuerzas conservadoras fueron derrotados en Oaxaca y Guadalajara. En diciembre de 1860, Miramón se rindió afueras de la Ciudad de México. Las fuerzas liberales volvieron a ocupar la capital el 1 de enero de 1861, con Benito Juárez. A pesar de tomar nuevamente la capital, bandas de guerrilleros conservadores operaban en las zonas rurales. General Miramón salió al exilio a Cuba y Europa. Sin embargo, el general Márquez se mantuvo activo y Mejía seguía operando desde su bastión en la Sierra Gorda hasta el final de la intervención francesa en México.

Triunfo de los liberales: Gobierno de Benito Juarez e intervencion francesa en México

La Presidencia interina de Benito Juárez fue confirmada por elección en marzo de 1861. Sin embargo, las fiestas liberales de 1861 fueron de corta duración. La guerra civil "Guerra de Reforma" había dañado gravemente la infraestructura de México y había paralizado su economía. Mientras que los conservadores habían sido derrotados, pero no habían desaparecido y el gobierno de Juárez tuvo que responder a las presiones de estas facciones. Una de estas concesiones fue la amnistía a los guerrilleros conservadores capturados que seguían resistiendo el gobierno de Juárez, a pesar de que estos mismos guerrilleros capturados ejecutaron a los prisioneros liberales, que incluía a Melchor Ocampo. Benito Juárez también enfrento presiones externas de los países como Gran Bretaña, España y Francia por las grandes deudas que se les adeuda por parte de México. Las facciones conservadoras en México, que aún querían una monarquía al estilo europeo para México, eventualmente conspiraron con las fuerzas francesas para instaurar el Segundo Imperio Mexicano durante la Intervención Francesa en México.