Tratado de Guadalupe Hidalgo

El Tratado de Guadalupe Hidalgo es el tratado de paz firmado el 2 de febrero de 1848, en la Villa de Guadalupe Hidalgo (hoy un barrio de la Ciudad de México) entre los EE.UU. y México, que puso fin a la Guerra México-Americana (1846-1848).

Con la derrota de su ejército y la caída de la capital, México entró en negociaciones para poner fin a la guerra. El tratado estipuló la cesión territorial a favor de los Estados Unidos a lo largo del límite del río Grande en Texas, dándole la titularidad a los EEUU de California, y una amplia zona que comprende Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah y partes de Wyoming y Colorado, en compensación los Estados Unidos pagarían $ 15 millones de dólares a México.

Los mexicanos en esas áreas anexadas tenían la opción de trasladarse dentro de los nuevos límites de México o acceder a la ciudadanía estadounidense con plenos derechos civiles. Más del 90% eligió la segunda opción. El Senado de Estados Unidos ratificó el tratado. Los opositores de este tratado fueron liderados por el Partido Whig, que se había opuesto a la guerra y rechazaban el Destino Manifiesto, en general, y esta expansión en particular.
Territorios perdidos por México a favor de los Estados Unidos


Antecedentes: Intervención estadounidense en México

Virreinato de Nueva España y luego la República de México 

Mexicanos se refieren al conflicto como "la intervención estodounidense". México había reclamado el área en cuestión desde la conquista de su independencia del imperio español en 1821, después de la Guerra de Independencia de México. El imperio español conquistó parte de la zona de las tribus nativas americanas durante los tres siglos anteriores, pero se mantuvieron bastante poderosas e independientes las naciones indígenas dentro de esa región del norte de México. La mayor parte de esa tierra era demasiado seca y demasiado montañoso o accidentado que aislaba a la población hasta la llegada de la nueva tecnología en el década de 1880: el telégrafo; el ferrocarril; el teléfono; y la energía eléctrica.

Alrededor de 80.000 mexicanos vivían en las áreas de California, Nuevo México, Arizona y Texas durante el período de 1845 a 1850, El 1 de marzo de 1845, el presidente de los Estados Unidos, John Tyler, firmó una ley para autorizar la anexión de la República de Texas. El gobierno mexicano, que nunca había reconocido a la República de Texas como un país independiente, había advertido que la anexión sería vista como un acto declaración de guerra. El Reino Unido y Francia, ambos de los cuales reconocieron la independencia de la República de Texas, trataron repetidamente de disuadir a México de declararle la guerra a su vecino del Norte.

Antes del estallido de las hostilidades, el 10 de noviembre de 1845, el presidente James K. Polk, había enviado a John Slidell a México para ofrecer al país alrededor de $ 5 millones por los territorios de Nuevo México, y hasta $ 40 millones por la Alta California. El gobierno mexicano desestimó la propuesta. A principios de ese año, México había roto relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, basado en parte en su interpretación del Tratado de Adams-Onís de 1819 (en que México recientemente independiente afirmó que había heredado los derechos). En ese acuerdo, los Estados Unidos supuestamente había "renunciado para siempre" todas las reclamaciones de territorio español.

Incidente de Thornton e inicio de la guerra

Ninguna de las partes tomó ninguna otra medida para evitar una guerra. Mientras tanto, Polk resolvió una disputa territorial importante con Gran Bretaña con el Tratado de Oregón, firmado el 15 de junio 1846 esto evita un conflicto con Gran Bretaña, y por lo tanto los EE.UU. dio vía libre. Después de Incidente de Thornton el 25-26 de abril, cuando las fuerzas mexicanas atacaron una unidad estadounidense en la zona en disputa de Texas con 11 estadounidenses muertos, 5 heridos y 49 capturados, el Congreso aprobó y firmó una declaración de guerra en vigor el 13 de mayo de 1846. El congreso mexicano respondió con su declaración de guerra el 07 de julio 1846.

Desarrollo de la guerra 

California y Nuevo México fueron ocupadas rápidamente por las fuerzas estadounidenses en el verano de 1846, y los enfrentamientos no terminaron el 13 de enero 1847 con la firma del "Acuerdo de Capitulación" en "Campo de Cahuenga" y el final de la Revuelta de Taos. A mediados de septiembre de 1847, las fuerzas estadounidenses habían invadido con éxito el centro de México y ocupó la ciudad de México.
Ingreso de los soldados norteamericanos a la ciudad de México
Las negociaciones de paz

Algunos demócratas del Este pidieron la anexión completa de México y afirmaron que algunos liberales mexicanos darían la bienvenida a esto, pero el presidente norteamericano Polk en diciembre 1847 confirmó la independencia de México y argumentó extensamente que la ocupación y las operaciones militares en México fueron dirigidas a asegurar un tratado de cesión de California y Nuevo México hasta aproximadamente el norte paralelo 32 y, posiblemente, Baja California y el derecho de tránsito a través del Istmo de Tehuantepec.

Las propuestas mexicanas de términos de la paz ofrecían solo la venta de la Alta California, las fronteras del sur de Utah y Colorado de hoy. Este territorio ya estaba dominado por los colonos angloamericanos.

Firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo

El Tratado de Guadalupe Hidalgo fue firmado por Nicholas Trist, en nombre de los EE.UU. y Luis G. Cuevas, Bernardo Couto y Miguel Atristain como representantes plenipotenciarios de México el 2 de febrero de 1848, en el altar mayor de la antigua Basílica de Guadalupe en Villa Hidalgo (dentro de los actuales límites de la ciudad) mientras las tropas estadounidenses al mando del general Winfield Scott ocupaban la ciudad de México.

Términos del Tratado 

Aunque México cedió Alta California y Santa Fe de Nuevo México, el texto del tratado no enumeraba los territorios que se cedió, y evitó los temas en disputa que fueron causas de la guerra: como la validez de la secesión de 1836 de la República de Texas.

En cambio, el artículo V del tratado simplemente describe la nueva frontera entre Estados Unidos y México. De este a oeste, la frontera consistía en el Río Grande al noroeste desde su desembocadura hasta el punto de Santa Fe de Nuevo México (aproximadamente 32 grados norte). Comparando la frontera en el Tratado Adams-Onís y con este nuevo Tratado de Guadalupe Hidalgo, México perdió alrededor del 55% de su territorio.
La Cesión Mexicana en color  blanca y la Venta de la Mesilla en marrón (se produjo unos años después)
En Estados Unidos, los 1,36 millones de km ² (de la zona comprendida entre los límites de reclamadas por la República de Texas es conocida como la Cesión Mexicana. La Cesión Mexicana incluye esencialmente la totalidad del antiguo territorio mexicano de Alta California, pero sólo la parte occidental de Santa Fe de Nuevo México, e incluye todos los de la actual California, Nevada y Utah, la mayor parte de Arizona, y las porciones occidentales de Nueva México, Colorado y Wyoming.

Los artículos VIII y IX aseguraron la seguridad de los derechos de propiedad de los ciudadanos mexicanos que vivían en los territorios transferidos. Pese a las afirmaciones, los derechos de propiedad de los ciudadanos mexicanos fueron a menudo no respetados por los EE.UU. con conformidad de las modificaciones e interpretaciones del Tratado. Los Estados Unidos también acordaron asumir la deuda de $ 3.250.000 que México debía a los ciudadanos de Estados Unidos.

Los cambios en el tratado y la ratificación

La versión del tratado ratificado por el Senado de Estados Unidos eliminó el artículo X, que declaraba que el gobierno de Estados Unidos honraría y garantizaría todas las concesiones de tierras otorgadas cedidas a los EE.UU. a los ciudadanos de España y México por los respectivos gobiernos. Artículo VIII garantiza que los mexicanos que permanecieron más de un año en las tierras cedidas se convertirían automáticamente en ciudadanos de pleno derecho de los Estados Unidos; Sin embargo, el Senado modificó el Artículo IX, cambiando el párrafo primero y excluyendo los dos últimos. El tratado fue posteriormente ratificado por el Senado de Estados Unidos el 10 de marzo 1848 y por México a través de un voto legislativo el 19 de mayo 1848.

Consecuencias del Tratado de Guadalupe Hidalgo

Los territorios que el Tratado de Guadalupe Hidalgo concedió a los Estados Unidos se convirtieron, entre 1850 y 1912, en parte de los diez estados: California (1850), Nevada (1864), Utah (1896), y Arizona (1912), Texas (1845), Kansas (1861); Colorado (1876); Wyoming (1890); Oklahoma (1907); y Nuevo México (1912). El resto (la parte sur) de Nuevo México y Arizona fueron pacíficamente comprados en la llamada “compra de La Mesilla”, que se llevó a cabo en el año 1853.

Los Estados Unidos pagaron un adicional de $ 10 millones (equivalente hasta $ 280 millones en la actualidad), por Venta de La Mesilla, tierras destinadas para la construcción de un ferrocarril transcontinental. Sin embargo, la guerra civil americana retrasó la construcción de dicha vía, y no fue hasta 1881 que el Ferrocarril del Pacífico Sur finalmente se completó, dando cumplimiento de la finalidad de la adquisición.

Disputas entre el Sur y el Norte: Guerra de secesión 

Las disputas sobre si hacer todo este nuevo territorio en estados libres o estados esclavistas contribuyeron en gran medida al aumento de las tensiones Norte-Sur que condujo a la Guerra Civil estadounidense poco más de una década después.
Las disputas fronterizas continuaron. El deseo del Estados Unidos para expandir su territorio continuó sin cesar y los problemas económicos de México persistieron, lo cual condujo a la controvertida venta de La Mesilla en 1854 y la república de Baja California de William Walker.

Tratado de la Mesilla
El posterior Tratado de La Mesilla, que concluyó la venta de La Mesilla en 1854, firmada en el gobierno del general Antonio López de Santa Anna, tuvo importantes consecuencias para el Tratado de Guadalupe Hidalgo. El artículo IV anuló más artículos VI y VII del Tratados Guadalupe Hidalgo que daba ciudadanía automática a los residentes de la región anexada. El Artículo V sin embargo reafirmó las garantías de propiedad de los mexicanos en tierras cedidas al gobierno de EE.UU.

Violaciones de frontera y Pancho Villa
La frontera fue cruzada sistemáticamente por las fuerzas armadas de ambos países. Tropas mexicanas y confederadas a menudo se enfrentaron durante la guerra civil americana, y los EE.UU. cruzaron la frontera durante la guerra de intervención francesa en México. En marzo de 1916, Pancho Villa condujo una redada en la ciudad fronteriza estadounidense de Columbus, Nuevo México, el cual fue seguido por la expedición punitiva de Pershing en el contexto de la Revolución Mexicana. El tratado amplió la ciudadanía estadounidense a los mexicanos en los territorios recién adquiridos, antes que muchos afro-americanos, asiáticos y nativos americanos fueran elegibles.