Segunda Intervención Francesa en México

La Segunda intervención de Francia en México, también conocido como la guerra de la Intervención Francesa o la Guerra Franco-Mexicana, fue una invasión a suelo de la república de México por un cuerpo expedicionario enviado por el Segundo Imperio Francés, apoyado en el principio por el Reino Unido de Gran Bretaña y el Reino de España. Esta invasión se produjo por la suspensión de los pagos hacia los acreedores extranjeros por el presidente Benito Juárez, el 17 de julio de 1861, lo que enfureció a los principales acreedores de México: España, Francia y Gran Bretaña. Sin embargo, Napoleón III de Francia fue el impulsor, justificando la intervención militar alegando una política exterior amplia comprometida con el libre comercio. Para él, un gobierno amigo en México sería una gran oportunidad para expandir el libre comercio, garantizando el acceso europeo a los mercados más importantes, y evitar el monopolio de los Estados Unidos.

Papel del Imperio francés

Napoleón III (sobrino del legendario Napoleón Bonaparte) necesitaba los recursos que podría explotar en México para financiar su imperio europeo. Napoleón III creó una coalición con España y Gran Bretaña en un momento en los EE.UU. estaba involucrado en una guerra civil a gran escala "Guerra de Secesión norteamericana". Durante la Segunda intervención francesa en México, Los EE.UU. protestaron, pero no podían intervenir directamente hasta el fin de la guerra civil norteamericana en 1865, llamada también Guerra de Secesión. Los tres imperios europeos firmaron el Tratado de Londres el 31 de octubre, para unir sus esfuerzos para recibir los pagos adeudados por México. El 8 de diciembre la flota española y sus tropas estacionadas en Cuba arribaron al principal puerto del Golfo de México, Veracruz. Sin embargo cuando los británicos y los españoles descubrieron que los franceses planeaban invadir México, se retiraron de esa empresa.

1862: Llegada de los franceses y de las potencias europeas a México

Las flotas británica, española y francesa llegaron a Veracruz, entre el 6 de enero y el 08 de enero 1862 con la intención de presionar a los mexicanos para cancelar sus deudas. La ciudad de Campeche se entregó a la flota francesa el 27 de febrero, y un ejército francés al mando del general Lorencez llegó el 5 de marzo. Cuando los españoles y los británicos se dieron cuenta de la ambición francesa por conquistar México, retiraron sus fuerzas el 9 de abril. En mayo, los franceses bloquearon Mazatlán por unos días.

El ejército francés sufrió una derrota inicial en la Batalla de Puebla el 5 de mayo de 1862 (conmemorado con la fiesta del Cinco de Mayo) contra las fuerzas mexicanas al mando del general Ignacio Zaragoza. Más tropas francesas llegarían el 21 de septiembre, y el General Bazaine obtendría más refuerzos el 16 de octubre. Las ciudades de Tampico, Tamaulipas, fueron ocupadas por los franceses el 23 de octubre, luego serian tomadas Xalapa y Veracruz pacíficamente el 12 de diciembre.

1863: Los franceses toman la capital mexicana

Los franceses bombardearon el puerto de Veracruz el 15 de enero de 1863. Luego, el 16 de marzo, el general Forey y el ejército francés comenzó el sitio de Puebla.

El 30 de abril, la Legión Extranjera francesa ganó su estatus de leyenda en la Batalla de Camarón cuando la pequeña unidad de infantería patrullaba al mando del capitán Jean Danjou comandaba 62 soldados y tres oficiales fue atacada y sitiada por la infantería mexicana y las unidades de caballería , y fue obligado a hacer una defensa en la Hacienda Camarón. El capitan frances Danjou fue mortalmente herido en la defensa de la hacienda, y los últimos de sus hombres lanzaron un ataque desesperado de bayoneta. A día de hoy, "la batalla de Camarón" sigue siendo un día importante de celebración de los legionarios franceses.

El ejército francés del general François Achille Bazaine derrotó al ejército mexicano dirigido por el general Comonfort en su intento de aliviar el sitio de Puebla. Puebla se rindió a los franceses poco después, el 17 de mayo. El 31 de mayo, el presidente Benito Juárez abandonó la ciudad de Mexico con su gabinete, en retirada hacia el norte de El Paso del Norte y después a Chihuahua, donde el gobierno en el exilio se mantuvo hasta 1867, llevando el tesoro del estado mexicano con ellos.

Las tropas del francés Bazaine entraron en la ciudad de México el 7 de junio de 1863. El grueso del ejército ingreso en la ciudad tres días después, dirigido por el General Forey. El General Juan Nepomuceno Almonte fue nombrado presidente provisional de México el 16 de junio, por la Junta Superior (que había sido nombrado por Forey). La Junta Superior con sus 35 miembros se reunio el 21 de junio, y se proclamó un imperio católico el 10 de julio. La corona fue ofrecida a Maximiliano de Austria, por iniciativa de Napoleón III. Maximiliano aceptó la corona el 3 de octubre, en su castillo de Miramar cerca de Trieste, habiendo sido ofrecido por la Comisión Mexicana, enviada por la Junta Superior.

1864: Llegada de Maximiliano de Habsburgo e Inicio del Primer imperio Mexicano

El 28 y el 31 de marzo de 1864, los hombres del general francés Cordelière guerra trataron de tomar Mazatlán, pero fueron repelidos por los mexicanos comandados por el coronel Gaspar Sánchez Ochoa.

Los franceses bajo el mando de Bazaine ocuparon Guadalajara, el 7 de enero de 1864, y las tropas de Douay tomaron Zacatecas ocupa el 6 de febrero. Otros triunfos franceses continuaron con la caída de Acapulco el 3 de junio, la ocupación de Durango el 3 de julio, y la derrota de los republicanos mexicanos en los estados de Sinaloa y Jalisco, en noviembre.

Maximiliano de Habsburgo aceptó formalmente la corona el 10 de abril, con la firma del Tratado de Miramar, y desembarcó en el puerto de Veracruz el 28 de mayo (o, posiblemente, 29 de mayo) de 1864 en el Novara SMS. Fue entronizado como Maximiliano I, emperador de México. Maximiliano de Habsburgo fue en gran medida el producto de las ideas progresistas en boga en Occidente en el momento. Estaba a favor del establecimiento de una monarquía limitada que compartiera sus poderes con un Congreso elegido democráticamente (Leer sobre el Primer Imperio Mexicano). Este nuevo régimen inspiro leyes que abolieron el trabajo infantil, y suprimió el sistema de tenencia de la tierra que prácticamente equivalía a la servidumbre entre los indios. Esto era demasiado liberal para complacer a los conservadores de México, mientras que los liberales se negaron a aceptar a un monarca europeo, dejando a Maximiliano con pocos aliados entusiastas en México.

1865: Inicio de victorias republicanas de Benito Juárez

Los franceses continuaron con sus victorias en 1865, con la captura de Oaxaca el 9 de febrero (derrotando a los defensores de la ciudad al mando del general Porfirio Díaz). La flota francesa desembarcó soldados que capturaron a Guaymas el 29 de marzo. Sin embargo el 11 de abril, los republicanos derrotaron a las fuerzas imperiales en Tacámbaro, Michoacán. En abril y mayo los republicanos tenían muchas fuerzas en los estados de Sinaloa y Chihuahua. La mayoría de las ciudades a lo largo del Río Grande fueron ocupados también por los republicanos. Los voluntarios belgas fueron derrotados por los republicanos en la Segunda Batalla de Tacámbaro el 11 de julio.

El decreto conocido como el "Decreto Negro" fue emitida por Maximiliano el 3 de octubre, que amenazaba a los mexicanos capturados en la guerra con la ejecución inmediata. Esta fue la base posterior de su propia ejecución. Varios altos funcionarios republicanos fueron ejecutados bajo esta orden el 21 de Octubre.

Los EE.UU y su ayuda al gobierno de Benito Juarez contra los franceses

El presidente estadounidense Abraham Lincoln había apoyado a los republicanos en ciudad Juárez, pero fue incapaz de intervenir debido a la guerra civil americana. Inmediatamente después de la final de la guerra, en 1865, Estados Unidos pudo intervenir, el General de Ejército Philip Sheridan, bajo la supervisión del presidente Andrew Johnson y el general Ulysses S. Grant, reunió 50.000 soldados, y los envió a la frontera entre México y Estados Unidos. Allí, su cuerpo corrió patrullas para amenazar visiblemente la intervención contra los franceses, y también suministro armas a las fuerzas del republicano Benito Juárez. El Congreso de Estados Unidos había aprobado por unanimidad una resolución en la que se opuso al establecimiento de la monarquía en México el 4 de abril de 1864. El 12 de febrero de 1866, los EE.UU. exigió la retirada de las fuerzas francesas de México, y trasladó las posiciones de los soldados a lo largo del Río Grande, y estableció un bloqueo naval para impedir el aterrizaje de los refuerzos franceses. Los EE.UU. protestó oficialmente al reino de Austria sobre los voluntarios austriacos en México el 6 de mayo.

1866: Retirada francesa y victorias republicanas

En 1866, Napoleón III anunció la retirada de las fuerzas francesas a partir del 31 de mayo. Los republicanos mexicanos ganaron una serie de victorias tras el fin del apoyo militar francés a las tropas imperiales, ocupando Chihuahua el 25 de marzo, recuperando Guadalajara el 8 de julio, más la captura de Matamoros, Tampico y Acapulco en julio. Napoleón III instó a Maximiliano de Habsburgo a abandonar México. Los franceses evacuaron Monterrey el 26 de julio, Saltillo el 5 de agosto, y todo el estado de Sonora en septiembre. Los miembros franceses del gabinete de Maximiliano I de México dimitieron el 18 de septiembre. Los republicanos derrotaron a las tropas imperiales en la Batalla de Miahuatlán, en Oaxaca en octubre, ocupando la totalidad de Oaxaca en noviembre, así como partes de Zacatecas, San Luis Potosí y Guanajuato. El 6 de diciembre los voluntarios austriacos y belgas se disolvieron, y salieron del país la mayoría.

1867: Los republicanos toman la capital

Los republicanos ocuparon el resto de los estados de Zacatecas, San Luis Potosí y Guanajuato, en el mes de enero. Los franceses evacuaron la capital de México el 5 de febrero.

El 13 de febrero de 1867, Maximiliano de Habsburgo se retiró a la ciudad de Querétaro. Los republicanos comenzaron el asedio de la ciudad el 9 de marzo, y la ciudad de México el 12 de abril. El escape imperial de Querétaro fallo el 27 de abril.

El 11 de mayo, Maximiliano I de México decidió intentar una huida a través de las líneas enemigas. Fue, sin embargo, interceptado antes de que pudiera llevar a cabo este plan el 15 de mayo y, tras un consejo de guerra, fue condenado a muerte. Muchas de los monarcas de Europa y otras figuras prominentes (como Víctor Hugo y Giuseppe Garibaldi) enviaron telegramas y cartas abogando para que se le perdonase la vida a Maximiliano, pero Benito Juárez se negó a conmutar la pena, creyendo que era necesario enviar un mensaje de que México no toleraría ningún gobierno impuesto por las potencias extranjeras.

Fusilamiento de Maximiliano I de México y Fin del Segundo Imperio Mexicano

Maximiliano de Habsburgo fue ejecutado el 19 de junio (junto con sus generales Miramón y Tomás Mejía Miguel) en el Cerro de las Campanas, una colina en las afueras de Querétaro, por las fuerzas republicanas mexicanas leales al presidente Benito Juárez, quien había mantenido el funcionamiento del gobierno federal mexicana durante la intervención francesa. La posición de Juárez se fortaleció aún más cuando los Estados Unidos envió tropas a Río Grande, y amenazaron con una invasión para ayudar al reestablecimiento de la república mexicana. La Ciudad de México se rindió el día después de que Maximiliano fue ejecutado.

La República fue restaurada, el presidente Juárez regresó al poder en la capital del país, sin embargo, hubo pocos cambios en la política teniendo en cuenta que Maximiliano se había mantenido la mayor parte de las reformas liberales emprendidas por Juárez.

Reestablecimiento de la República mexicana

Después de la victoria, el Partido Conservador mexicana estaba tan desacreditado por su alianza con las tropas invasoras francesas que efectivamente dejó de existir, y el partido liberal gobernó casi sin oposición como única fuerza política durante los primeros años de la "república restaurada". En 1871, sin embargo, Juárez fue reelecto para otro período como presidente, a pesar de la prohibición constitucional de reelección, lo que provocó que uno de los candidatos perdedores, Porfirio Díaz (un general liberal y héroe de la guerra con Francia, pero cada vez más conservador en su perspectiva) iniciase una rebelión contra el presidente. Con el apoyo de las facciones conservadoras dentro del partido Liberal, inicio una revuelta (el llamado Plan de la Noria), cuando de pronto Juárez murió en el cargo el 19 de julio de 1872. Porfirio Díaz se presentó contra el presidente interino Sebastián Lerdo de Tejada y perdió las elecciones, y se retiró a su hacienda en Oaxaca. Cuatro años más tarde, en 1876, cuando Lerdo se postuló para la reelección, Díaz puso en marcha una segunda revuelta, con éxito (el Plan de Tuxtepec) y logró la presidencia, y mantuvo el poder en México prácticamente hasta el año 1901 cuando se inicio la Revolución Mexicana como consecuencia del cansancio hacia un gobierno dictatorial.

 Secuelas de la intervención europea en México

 La invasión francesa dio como resultado al nacimiento del Segundo Imperio mexicano, que fue apoyada por el clero católico, muchos de los elementos conservadores de la clase alta, y algunas comunidades indígenas, cuando el mandato presidencial de Benito Juárez (1858-1871) fue interrumpido por la instauración de la monarquía de los Habsburgo en México (1864-67). Los conservadores, y muchos de la nobleza mexicana, trataron de revivir la forma monárquica de gobierno (Leer: El Primer Imperio Mexicano que instauro el general Agustín de Iturbide) cuando ayudaron a traer a México un archiduque de la Casa Real de Austria, Fernando Maximiliano, o Maximiliano I de México (quien se casó con Carlota de Bélgica, también conocida como Carlota de México), con el apoyo militar de Francia. Francia tenía distintos intereses en este asunto mexicano, como la búsqueda de la reconciliación con Austria, que había sido derrotado en la guerra franco-austriaca, contrarrestar el creciente poder de los EE.UU. con un poderoso imperio vecino católico, y explotar las ricas minas en el noroeste del país de México.