Batalla de Puebla

La Batalla de Puebla ocurrió el 5 de mayo de 1862, cerca de la ciudad de Puebla, México, durante la intervención francesa en México. Fue una gran victoria mexicana, que se celebra cada año en la festividad del Cinco de Mayo.

Antecedentes

A finales del año 1861, Napoleón III de Francia envió sus tropas a México, para supuestamente cobrar una deuda de que el gobierno de México le adeudaba. El presidente Benito Juárez había acordado pagar esta deuda, pero sólo en cuotas. Pero, el verdadero objetivo de Napoleón III era derrocar al gobierno constitucional de México, para instalar una monarquía favorable para Francia y así expandir el control francés en América Central y luego en América Sur.

La Segunda Intervención Francesa en México
Artículo principal: Segunda Intervención francesa en México

Batalla de Puebla
Las tropas de Napoleón III, emperador de Francia, ocupó el puerto de Veracruz el 8 de diciembre de 1861 y pronto se hizo evidente el objetivo de la expedición.

Los caminos por los pasos que conducían a Puebla fueron protegidos por los fuertes de Guadalupe y Loreto. El militar y héroe mexicano de la Batalla de Puebla, Ignacio Zaragoza, había conectado los fuertes por medio de trincheras defensivas excavadas a través de la carretera. El tiempo estaba en favor de los mexicanos, porque las fuertes lluvias habían convertido la tierra en barro, y había ocasionado la disminución de la movilidad de la artillería francesa.

Seguros de la superioridad francesa frente a las tropas mexicanas, el general Conde de Lorencez asumió que estos iban a huir a una combate encarnizado. Al mediodía, dirigieron su primera carga contra el centro de México. Los mexicanos mantuvieron sus posiciones, repeliendo a los franceses. Los franceses se reagruparon e hicieron otros dos cargos, ambos con el mismo resultado que la primera.

Los mexicanos se defendieron y contraatacaron. Un grupo de indígenas Zacapoaxtla y Xochiapulco, muchos de ellos armados sólo con machetes, lograron romper parte de las líneas francesas. El general Porfirio Díaz (futuro presidente de México), dirigió una disciplinada compañía de caballería mexicana, que flanqueo a los franceses. La batalla terminaría a las 16:30.

Con la caída de la noche, los franceses consiguieron recuperar algo de terreno. El general francés Lorencz esperó dos días por una contraofensiva mexicana, pero el general mexicano Zaragoza no estaba dispuesto a atacar a los franceses en campo abierto, donde perdería su ventaja defensiva. Como no quería arriesgarse a otro ataque y bajo un tiempo inclemente, incluyendo una tempestad de granizo, Lorencez retiró a sus fuerzas a Orizaba.

Consecuencias de la Batalla de Puebla

El 10 de mayo de 1862, el Presidente Benito Juárez declaró que el aniversario de la Batalla de Puebla sería un día de fiesta nacional, el Día de la Batalla de Puebla, o simplemente el Cinco de Mayo.

Nacimiento del Segundo Imperio Mexicano: Maximiliano I de México

Al darse cuenta de que su fuerza expedicionaria no tenía la fuerza para llevar a cabo la misión prevista, los franceses procedieron a reforzar su ejercito con 30.000 soldados. En 1863 los franceses marcharon nuevamente hacia la ciudad de México, esta vez sin pasar por Puebla. Después del éxito en la captura de la capital mexicana, instalaron el régimen títere del emperador Maximiliano de Habsburgo y se proclamo el Segundo Imperio Mexicano.

A pesar que la Batalla de Puebla no impidió la ocupación de México por los franceses, fue una victoria importante para los mexicanos, ya que les levanto la moral y fortaleció su determinación de resistir a la invasión. El gobierno de Benito Juárez fue obligado a abandonar la ciudad de México en dirección al norte, el gobierno mexicano seguiría funcionando y sería reconocido como legítimo por muchas naciones. El emperador Maximiliano I de México y sus aliados serían derrotados en el año 1867 gracias a la ayuda de los EE.UU que no veía con buenos ojos que una potencia europea instaurara un Imperio en America ya que contravenia a la Doctrina Monroe: "América para los americanos" .

La Batalla de Puebla tuvo también una gran importancia histórica, ya que acabo con las esperanzas de Napoleón III en conseguir una rápida conquista de México, que planeaba usar como base para el apoyo a los confederados en la Guerra Civil Estadounidense o conocida también como Guerra de Secesión. Debido a muchos cambios politicos que surgieron, Napoleón III desistió de seguir apoyando al Emperador Maximiliamo de Habsburgo (la derrota de Austria en la Guerra Austro-prusiana, lo dejo sin apoyo del Imperio de Austria , el fin de la Guerra de Secesión de los Estados Unidos, y el proceso de Unificación de Alemania.) y así se extinguió las esperanzas europeas de implantar nuevamente su poder en tierras americanas.