Calendario Maya

El calendario de la cultura maya es un sistema de calendarios distintos, utilizados por la civilización maya de Mesoamérica, y por algunas comunidades mayas modernas en las tierras altas de Guatemala. Estos calendarios se pueden sincronizar y entrelazar, sus combinaciones dan lugar a ciclos más extensos adicionales. El más importante de estos calendarios es el calendario sagrado con un período de 260 días. Este calendario de 260 días era frecuente en todas las sociedades mesoamericanas, y es de gran antigüedad. Todavía está en uso en algunas regiones de Oaxaca, y las comunidades mayas de las tierras altas de Guatemala.

Origen del calendario mesoamericano
Los fundamentos de los calendarios mayas se basan en un sistema que era de uso común en la región, que se remonta al menos al siglo VI antes de Cristo. Tiene muchos aspectos comunes con los calendarios empleados por otras culturas mesoamericanas anteriores, como los de la cultura Zapoteca y la cultura Olmeca, y algunas civilizaciones contemporáneas y posteriores, como los de la cultura Mixteca y de la cultura Azteca. Aunque el calendario mesoamericano no habría sido creado por los mayas, extensiones y mejoramientos que hicieron fueron los más sofisticados. Junto con los aztecas, los calendarios mayas son los mejor documentados y comprendidos en la actualidad.

Origen mítico del calendario maya

Por tradición de la mitología de la cultura maya, tal como se documenta en los registros coloniales, la deidad Itzamná se le atribuye con frecuencia como el Dios que llevo el conocimiento del uso de calendarios a los mayas ancestrales, junto con la escritura y otros aspectos importantes de la cultura maya.

Tipos de calendarios mayas
Calendario de los mayas
Calendario maya
Existen muchos calendarios usados por la cultura Maya, por ejemplo el calendario sagrado o Tzolkin que equivales a 260 días. El tzolkin se combina con otro calendario de 365 días, conocido Ciclo Solar  o Haab, para formar un ciclo sincronizado que dura 52 años, llamado la rueda calendarica. Existen ciclos menores de 13 días y 20 días que eran componentes importantes de los ciclos de Tzolkin y Haab.

Los mayas también se basaron en los ciclos lunares y también en el ciclo de Venus, con 584 días, y otras menos importantes ciclos para completar su comprensión del paso del tiempo al igual que otras culturas prehispánicas de México. Pero fue con el calendario de Cuenta Larga que lograron fechar a sus monumentos, estelas y pirámides, que permite a los arqueólogos hoy para rescatar algo de la historia de este pueblo.

Cuenta venusiana 

También existe un ciclo de Venus (cuenta venusiana) que es de 584 días. Muchos eventos en este ciclo fueron considerados como astrológicamente desfavorables y perjudiciales, y de vez en cuando se pusieron en marcha las guerras para coincidir con las fases de este ciclo.

Otros ciclos, combinaciones y progresiones calendarios menos prevalentes o mal entendido, que también fueron seguidos. Un recuento de 819 días aparece en unas pocas inscripciones. También se conocen conjuntos repetitivos 9 y los intervalos de 13 días asociados a los diferentes grupos de deidades, animales y otros conceptos importantes.

Calendario de cuenta larga

Un calendario diferente se utiliza para mantener los registros durante largos períodos de tiempo, y para el registro de la fecha del calendario (identificando cuando un evento se produjo en relación con los demás). Esta forma, conocida como el calendario de cuenta larga mesoamericana, se basa en el número de días desde un punto de partida mítico. De acuerdo con la correlación entre la cuenta larga y calendarios occidentales, es aceptado por la gran mayoría de investigadores de la cultura maya que este punto de partida es equivalente a 11 de agosto de 3114 aC en el calendario gregoriano o 6 de septiembre en el calendario juliano (-3113 astronómica) Por su carácter lineal, la cuenta larga podría ampliarse para referirse a cualquier fecha en el futuro o en el pasado distante. Este calendario implicó el uso de un sistema de notación posicional, en el que cada posición significaba un múltiplo cada vez mayor de número de días. El sistema de numeración maya era esencialmente vigesimal (es decir, tenían base numérica 20 Muchas inscripciones de la Cuenta Larga Maya se complementan con una serie lunar, que proporciona información sobre la fase lunar y la posición de la Luna en un ciclo semestral de lunaciones.

Calendario de cuenta larga y el fin del mundo

El calendario de cuenta larga, ahora conocido como el calendario maya, es uno de los diferentes sistemas de tiempo utilizados por los mayas. Se inicia el 11 de agosto de 3114 antes de Cristo, de la misma manera que nuestros entra en vigor el primer día del primer mes de la era cristiana, que marca la supuesta época en que nació Jesucristo.

Está organizada en unidades temporales crecientes. Cada 20 días completo corresponde a un "mes" o uinal. 18 uinales constituyen un tun o un “año occidental”. A su vez, 20 tuns forman un katún, mientras que 400 tuns configuran el baktun.

Calendario de los mayas
Click para agrandar
El proceso de enumeración occidental del mundo es infinito, pero el calendario maya tiene una duración limitada prescrita de 5200 años. Muchos investigadores - no todos – aseguran que dicha fecha en nuestra civilización fue el 21 de diciembre de 2012. Pero esto no quiere decir, como muchos teóricos aseguran acerca del fin del mundo pues los mayas no creían realmente en una especie de Apocalipsis programado para ese momento. Ellos no creían, como aseguran algunos estudiosos, en un idea lineal del tiempo, por lo que no podían creer que, en cierto punto de la línea, todo lo que se agotaría.

Vieron el tiempo como una serie de ciclos en los cuales ocurrían los fenómenos naturales, tuvieron concepciones de la muerte-reencarnación, todo desde su propio punto de vista temporal. Varios de los ritos mayas estaban vinculados con esta mentalidad cíclica.

Algunos analistas creen que, por lo tanto, que el fin del calendario maya, posiblemente en 2012, es el comienzo de un nuevo ciclo para este pueblo, como el último día del año occidental da paso al comienzo de un nuevo año.