Hombre de Tlapacoya

El hombre de Tlapacoya fue descubierto en el año 1966 durante la construcción de la carretera que une la ciudad de México a Puebla, fueron descubiertos en un montículo conocido como Cerro de Tlapacoya, cerca a las orillas de un lago antiguo llamado Chalco, los restos de huesos humanos y de animales: equinos, osos, ciervos grandes, mamuts, el Smilodon o tigre dientes de sable, artefactos de obsidiana y el cuarzo reunidos alrededor de un fogón (restos de carbón vegetal).

Análisis y datación

Punta lítica bifacial en México
Los primeros análisis de radiocarbono 14, de las muestras en el suelo y del carbono de los restos de la casa y huesos de los animales, dio un rango de entre 22.000 y 25.000 años.

Una hoja de obsidiana se encontró en el tronco de un árbol enterrado en el mismo sitio. El árbol está fechado con una antiguedad de 24.000 años. La hoja de obsidiana fue analizada usando el método de hidratación de la obsidiana, y fue datado entre 22.000 años y años 25.000.



Descripción de los huesos humanos

Los restos humanos del hombre de Tlapacoya fueron también analizados. El cráneo estaba incompleta, sin embargo, toda la parte inferior del cráneo reveló que las características craneológicos son dolicocéfalos, lo que indica un origen no mongoloide, sino posiblemente europoide o australoide (como la Mujer del Peñon). Los huesos del hombre de Tlapacoya datan de hace unos 11.000 años. El hombre tenía 35 años cuando murió.