Batalla de Trafalgar

La Batalla de Trafalgar fue una batalla naval que enfrento a Francia y a España en contra de Inglaterra el 21 de octubre de 1805, durante la época napoleónica, en el cabo Trafalgar en Cadiz, frente a las costas atlánticas españolas. La flota franco-española estuvo al mando del almirante francés Villeneuve, mientras que la Inglesa fue comandada por el Almirante Nelson, para muchos el mayor genio de la estrategia naval que ha existido. El plan de Francia era invadir Inglaterra a través del Canal de la Mancha, pero antes tenía que deshacerse del obstáculo que era la marina británica, pero el Almirante ingles Nelson tenía que evitar eso.

Contexto histórico: Época Napoleónica

 La paz firmada en Amiens en marzo del año 1802 no era más que un pequeña tregua de un año, lo que le permitió al almirante Nelson retirarse a una finca que fue adquirida en Merton para descansar un poco de la intensa vida que había llevado por más de una década. Las hostilidades se reanudaron en 1803 y, poco después el Almirante Nelson fue nombrado comandante de la escuadra en el Mediterráneo. En el momento seguía siendo delicado para los ingleses, en la medida en que el Imperio de Napoleón Bonaparte seguía pensando invadir Gran Bretaña y a su ciudad capital Londres, lo que pondría fin a lo que había sido la mayor resistencia a los planes imperiales franceses.

Planes de Napoleón Bonaparte para invadir Inglaterra

Para lograr la invasión deseada, necesitaba dominar el espacio marítimo del Canal de la Mancha para lograr el movimiento de sus tropas continentales hacia la isla de Gran Bretaña, esto parecía imposible debido al gran poder naval británico. Tramó, sin embargo, un plan: concentrar momentaneamente el mayor número de navíos posibles en el canal de la Mancha, evitando al mismo tiempo que los británicos hagan lo mismo. No era fácil, porque la presencia de buques de reconocimiento era constante al frente de los puertos, y todos los movimientos serían detectados. Sobretodo, era muy difícil llevar los buques desde el Mediterráneo para el norte, porque el pasaje en Gibraltar era visible y levantaría sospechas. Concibió, sin embargo, una maniobra que podría haber tenido algo de éxito: una inmensa flota combinada de buques franceses y españoles dejaría el Mediterráneo, que atraeríana los ingleses hasta las Antillas; paro luego regresar rápidamente con los vientos generales del oeste, y se unirían a los escuadrones de la Brest y Rocheford que avanzarían para el Canal de la Mancha. En ese momento, se concretizaría la invasión. Franceses y españoles, constituyeron una inmensa armada de cerca de treinta navíos (añadido a la flota de Toulon y Cádiz), al mando del almirante Villeneuve, que se dirigió en dirección al oeste eludiendo por completo la vigilancia del Almirante Nelson que los buscando desesperadamente.

Preparativos antes la Batalla de Trafalgar

Como podemos decir, fue un oficial naval portuguesa quien sugirió que el objetivo eran las Indias Occidentales, y Inglaterra pasó a las Indias Occidentales, pero no encontraron nada y regresaron a la zona de Cádiz, donde fue entregado el mando de buques a Collingwood, mientras que Nelson se mudó a Portsmouth a bordo de la"victoria" .Villeneuve regresó como estaba previsto, pero cerca de Finisterre se enfrentó a una flota británica comandada por el Almirante Calder en la Batalla del Cabo de Finisterre . Esa batalla impidió el acceso de los franceses al Canal de la Mancha para escoltar al ejercito francés Grande Armée, tras la batalla las armadas combinadas de Francia y España se trasladaron al puerto de Cádiz, los ingleses tuvieron la convicción de que la invasión había sido pospuesta. De hecho se sabe que Napoleón había abandonado la idea, resolviendo enfocar los esfuerzos para atacar a Austria.

Los españoles aconsejaron quedarse en el puerto, ya que los ingleses tendrian que permanecer en el mar y soportar todos los inconvenientes esta situación, y ellos recuperarian las fuerzas en tierra. Sin embargo, las presiones sobre Villeneuve a salir eran muy grandes, y probablemente el más fuerte de todos fue la amenaza del propio Emperador de los franceses. Hay incluso un momento en que el almirante francés decide aceptar el consejo de los españoles, pero cambia de opinión dos días después.


Estrategia del marino ingles Nelson

Horatio Nelson
Nelson había previsto lo que iba a pasar y preparó su plan de batalla cuidadosamente, dentro de las reglas que él mismo consideraba apropiadas: atacaría a los españoles en una de sus posiciones en barlovento, dividiendo sus fuerzas en dos columnas tratando de deshacerlas y romperlas, por lo que tendrían que entrar en combate. El 9 de octubre - como ha sucedido antes - escribió todas las instrucciones en un memorando a todos los capitanes. La maniobra era peligrosa, porque la cercanía del enemigo haría imposible la posibilidad de hacer fuego en ella (los barcos no podían disparar hacia adelante), y expondría a toda la extensión de sus baterías, pero era la única manera de obligarlos a realmente luchar. Confiado en que su exposición sería por poco tiempo y, sobre todo, creía en la fuerza de sus naves y la habilidad de sus hombres.

Dado que el ejército francés era mucho mayor que la inglesa (33 contra 27), Nelson tuvo que preparar una excelente estrategia naval. La idea era atacar por sorpresa a la flota combinada de francesa y española que navegaba por la costa, atacando en dos columnas en fila india. Esta estrategia tenía una punto débil el cual era la exposición por aproximadamente 20 minutos de los barcos ingleses frente a los cañones franco-españoles. Nelson tenía confianza en que su escuadra resistiría el fuego enemigo, para luego poder apuntar sus cañones en las popas y proas franco-españolas. Luego de esto, estarían en igualdad de fuerzas de buques de guerra. El plan original también incluía un sistema de retención en el norte, impidiendo que la marina de guerra franco-española pueda escapar y comenzar una lucha espaciada en el mar. Sin embargo, el Almirante Nelson no tenía suficientes barcos para la tercera columna. El plan pretendía crear confusión en la flota combinada de Francia y España, y permitir un combate de barco contra barco, lo que favorecería a los británicos.


La Batalla de Trafalgar: Flota franco-española contra la inglesa

Los españoles salieron el 19 de octubre navegando hacia el sur (el estrecho de Gribaltar) al viento del oeste, y fueron vistos inmediatamente por fragatas británicas que dieron la alarma. La escuadra británica maniobró como había anticipado en su experimento, persiguió al enemigo hasta la madrugada del día 21, cuando Villeneuve ordenó dar media vuelta y volver al norte. Esta maniobra ha sido objeto de gran controversia en la historiografía Inglesa que responde con una sola justificación: el Almirante enemigo no sabía su oficio. Con el viento del oeste, la flota fue en dirección al sur del Cabo de Trafalgar , y estaría en una situación de muy poco viento para poder llegar al puerto de Cádiz. Sería un error muy grueso, para quien, después de todo tenía una gran experiencia en el mar. La verdad es que con esta maniobra la formación aliada de Francia y España se rompió un poco y floreció el ataque Inglés en la forma en que había determinado Nelson.

 óleo pintado por el francés Auguste Mayer pintó en el año 1836
La flota combinada de barcos de guerra franceses y españoles ancladas en Cádiz, bajo el mando del almirante Villeneuve estaba en desorden. El 16 de septiembre de 1805, Villeneuve recibió órdenes de Napoleón Bonaparte para hacer navegar a la flota combinada desde el puerto de Cádiz a Nápoles.

A las 05:04 - diez minutos después del amanecer – Nelson salió de su cabina para unirse junto al Capitán Sir Thomas Hardy. 05:50 La señal subió al mástil del HMS Achille, "encontramos una flota extraño." Nelson se dirigió a Hardy y le dijo: "El 21 de octubre será nuestro día"

La batalla progresaba en gran medida de acuerdo al plan de Nelson. A las 11:45, Nelson hizo la famosa señal de la bandera: “Inglaterra espera que cada hombre cumpla con su deber").

Todo ha ido perfectamente para los Ingleses, con varios barcos enemigos hundidos o capturados, gracias a la pericia de los marineros ingleses en el manejo de los cañones. Sin embargo, Nelson moriría en la batalla de Trafalgar, alcanzado por una balas del navío francés Redoutable durante el transcurso de la batalla. El barco de Nelson perdió 57 hombres, entre ellos el propio comandante, y tuvo 102 heridos. El barco de guerra francés Redoutable, en cambio, tuvo 22 de sus 64 cañones desmontados, y de una tripulación de 643, 487 murieron y 81 fueron heridos. Este enorme índice de bajas francesas es una reflejo de la eficacia de la artillería inglesa. El mando de la flota Inglesa fue tomada por el vicealmirante Cuthbert Collingwood, buque insignia de la Royal Sovereign. Después de la batalla, una tormenta alcanzo a la flota Inglesa, que acabo perdiendo gran parte de los barcos recién conquistados.

Consecuencias de la Batalla de Trafalgar

El imperio de Napoleón Bonaparte perdió el control del Atlántico, y ya no podría atacar a Inglaterra, en su campaña por la hegemonía mundial. El Almirante Nelson, por otra parte, se convirtió en uno de los principales héroes ingleses de todos los tiempos. El general francés Pierre Villeneuve fue hecho prisionero y llevado a Inglaterra. Y fue esta victoria inglesa que motivo, según algunos autores, la invasión francesa de Portugal por ser aliada de los ingleses. Y también la retirada estratégica de la familia real portuguesa de Braganza al Brasil y, que finalmente desarrollo en el Brasil un verdadero espíritu de independencia, dirigido por un noble de esa dinastía, D. Pedro de Alcántara, el 7 de septiembre de 1822.