Biografia de Josefa Ortiz de Domínguez

Josefa Ortiz de Domínguez (8 de septiembre de 1768 – 2 de marzo de 1829) fue un conspiradora y partidaria de la guerra de independencia de México, que luchó por la independencia contra España, a principios del siglo XIX. Ella con frecuencia es conocida como "La corregidora".

Primeros años

Doña Josefa Ortiz de Domínguez fue la hija de don Juan José Ortiz, un capitán del regimiento Los Morados, y de Doña Manuela Girón, en Valladolid (hoy Morelia). Su padre fue asesinado en una batalla al principio de su infancia y su madre murió poco después. Maria Sotero Ortiz, hermana de Josefa, se encargó de su crianza, y logro asegurar un lugar para ella en el prestigioso Colegio de las Vizcaínas en 1789. Se casó con Miguel Domínguez, visitante frecuente a su escuela, en el año 1791.

En el año 1802, Miguel Domínguez fue nombrado, por el virrey de la Nueva España, Corregidor de la ciudad de Querétaro. Durante ese período, Josefa Ortiz de Domínguez se hizo cargo de las tareas del hogar y la educación de sus 14 hijos.

Josefa Ortiz de Domínguez desarrolló una temprana simpatía por los amerindios, mestizos y criollos de la comunidad que estaban oprimidos por el gobierno colonial español. Los amerindios fueron oprimidos, los mestizos y los criollos fueron vistos a menudo como ciudadanos de segunda clase y fueron relegados a papeles secundarios en la administración de la colonia. Esto obviamente creo el descontento entre muchos criollos que pronto comenzaron a organizar sociedades secretas y literarias donde se discutieron las obras de La Ilustración, prohibidas por la Iglesia Católica Romana. Josefa Ortiz de Domínguez asistió a algunas de esas reuniones y, luego convenceria a su marido para que organizara una serie de reuniones políticas en su casa. Las reuniones, al que asistieron figuras ilustres entre ellos Miguel Hidalgo y Costilla e Ignacio Allende, rápidamente derivaron hacia cuestiones revolucionarias.

Guerra de la Independencia de Mexico

El derrocamiento del rey Fernando VII de España como consecuencia de la invasion del Imperio Napoleonico en la peninsula Iberica, aumentó repentinamente la perspectiva de la independencia de las colonias españolas en las Américas. Las reuniones en la casa de Josefa Ortiz de Domínguez se convirtieron en la sede oficial de la conspiración revolucionaria y gran parte de la planificación insurgente se llevó a cabo allí, incluyendo la recolección y suministro de armas y almacenamiento. El comienzo de la revolución estaba prevista para el 08 de diciembre de 1810. Sin embargo, el 13 de septiembre, los conspiradores fueron traicionados por un partidario, quien informó a las autoridades coloniales españolas acerca de las actividades rebeldes en Querétaro. El virrey ordeno a Miguel Domínguez llevar a cabo un registro domiciliario en la ciudad con el fin de aprehender a los líderes rebeldes. Josefa Ortiz de Domínguez fue apresada en su habitación por su marido para impedir el intercambio de información con sus compañeros de conspiración.

Los rebeldes tenían un gran número de seguidores, y Josefa Ortiz de Domínguez finalmente consiguió advertir a través del alcalde de la ciudad, don Ignacio Pérez, a los demas conspiradores. La noticia permitió a los líderes de la conspiración abandonar la ciudad y adelantar el proceso revolucionario. Miguel Hidalgo y Costilla declaro la guerra contra las autoridades coloniales españolas, e hizo un discurso a sus seguidores conocido como el Grito de Dolores, en la madrugada del 16 de septiembre, este evento marcaría el inicio de la Guerra de Independencia de México.

Finalmente, el papel de Josefa Ortiz de Domínguez y su marido en la conspiración fue descubierto. Fueron encarcelados por separado. Ella fue enviada al monasterio de Santa Clara, en Querétaro y luego a ciudad de México para ser juzgado. A pesar de los esfuerzos de su marido como su abogado, fue encontrada culpable y puesto en reclusión en el monasterio de Santa Teresa. Debido a su carácter rebelde, fue trasladada pronto al convento de Santa Catalina de Sena. Josefa Ortiz de Domínguez fue puesta en libertad en el año 1817, en virtud de un juramento donde se abstenia de apoyar la rebelión.

Después de la independencia mexicana

Después de la guerra de la independencia en 1822, México fue gobernado por el emperador Agustín de Iturbide, ofrecio a Josefa Ortiz de Domínguez, el papel de dama de honor de su esposa, Ana Duarte de Iturbide. Sin embargo, Ortiz de Domínguez creía que la creación de un Imperio Mexicano (Primer Imperio Mexicano), en lugar de una República, estaba en contra de los ideales por los que se habia luchado durante el período revolucionario, y se negó a ese "honor". En 1823, fue designada una "mujer de honor" por la emperatriz, un homenaje que también rehuzo.

Durante los últimos años de su vida, Josefa Ortiz de Domínguez estuvo involucrado con varios grupos políticos radicales. Ella siempre negó cualquier recompensa por su participación en el movimiento independentista argumentando que ella sólo estaba haciendo su deber como patriota.

Josefa Ortiz de Domínguez murió en el año 1829, en la Ciudad de México. Ella fue enterrado inicialmente en el convento de Santa Catalina de Sena, pero más tarde sus restos fueron trasladados a Querétaro. El gobierno de Querétaro la declaró "Benemérita del Estado".