La polvora explosivo arma conquista

La Polvora

La pólvora, el primer explosivo conocido, fue descubierta por casualidad en China en torno al siglo IX. Su hallazgo parece ser fruto de las investigaciones de algún alquimista que, en su búsqueda del elixir de la eterna juventud, dio por accidente con la fórmula del explosivo. De hecho las primeras referencias a la pólvora las encontramos en textos herméticos advirtiendo de los peligros de mezclar determinadas sustancias.

Uno de los cuatro grandes inventos de la China antigua (el papel, la brújula, la pólvora y la impresión), algunos investigadores atribuyen su invención a los árabes. De todas maneras, fue inventada entre los siglos VII y IX, y seguramente, como ha ocurrido con otros inventos, puede haber surgido de manera simultánea en ambas culturas.

El uso de la pólvora en la China fue principalmente para propulsar sus fantásticos fuegos artificiales. Además fue utilizada en armas rudimentarias con la finalidad de asustar al enemigo. El origen de la pólvora negra (la primera forma de la pólvora), se piensa que vino de la mano de la alquimia taoista, para el siglo IX, de manera accidental, buscando alguna poción con fines mágicos. Esto porque las primeras referencias a este producto que se conocen, vienen de textos alquimistas, en forma de advertencias para no mezclar ciertas substancias. El verdadero uso militar de la pólvora vino dada por la interacción de este producto con las necesidades Europeas. De hecho como resultado de esta interacción llega el invento del cañón, igualmente controversial en sus orígenes, cuya primera referencia formal data del año 1313.












En cuanto a los árabes, se piensa que fueron los primeros en darse cuenta de la importancia del nitrato de potasio en la potencia o efectividad de la pólvora con fines explosivos y militares. También se piensa que fueron los responsables de la difusión de este invento por Europa.

La controversia para determinar a quién inventó la pólvora viene dada en parte porque la mayoría de los textos que se utilizan como fuentes para saber lo que ocurrió entre los siglos VII e IX son revisiones de siglos posteriores, como en el caso de escritos chinos que datan del siglo XVII.

En todo caso, este invento ha sido parte importante de la historia de la humanidad, no sólo con fines bélicos. No debemos olvidar que antes de la pólvora no existía métodos eficientes para remover rocas y así permitir el desarrollo a gran escala de la minería. Además la pólvora permitió la construcción de grandes obras de ingeniería como túneles y canales. Mas tarde, fue reemplazada por la nitroglicerina y otros inventos

En el siglo X ya se utilizaba con propósitos militares en forma de cohetes y bombas explosivas lanzadas desde catapultas. Se sabe que ya en el año 1126 se utilizaban cañones hechos de tubos de bambú para lanzar proyectiles al enemigo. Más tarde esos tubos serían sustituidos por otros de metal más resistente; el más antiguo del que se tiene noticia data de1290.

Desde China el uso militar de la pólvora pasó a Japón y a Europa. Se sabe que fue usado por los mongoles contra los húngaros en 1241 y que Roger Bacon hace una mención en 1248. Hasta ese momento Europa sólo había contado con un producto inflamable llamado "fuego griego" que sin embargo no podría competir con la efectividad del recién llegado invento.


Introduccion de la polvora en Europa

Durante el siglo XIV el uso de cañones se generalizó tanto en China como en Europa, pero el problema seguía residiendo en crear tubos de metal capaces de contener las tremendas explosiones que se producían en su interior. Este problema pudo haber conducido a la falsa afirmación de que los chinos sólo utilizaron la pólvora para hacer fuegos artificiales, lo que no es en absoluto cierto ya que está documentado que hicieron uso de ella con propósitos bélicos en numerosas ocasiones.









Es probable que la pólvora se introdujera en Europa procedente del Oriente Próximo. La primera referencia a su fabricación en Europa se encuentra en un documento de Roger Bacon, la Epistola de secretis operibus Artis et Naturae, et de nullitate Magiae (ca. 1250). Sean cuales fueren los datos precisos y las identidades de sus descubridores y primeros usuarios, lo cierto es que la pólvora se fabricaba en Inglaterra en 1334 y que en 1340 Alemania contaba con instalaciones para producirla.El primer intento de emplear la pólvora para minar los muros de las fortificaciones se llevó a cabo durante el sitio de Pisa (Italia) en 1403. En la segunda mitad del siglo XVI, la fabricación de pólvora era un monopolio del Estado en la mayoría de los países.

Fue el único explosivo conocido hasta el descubrimiento del denominado oro fulminante, un poderoso explosivo utilizado por primera vez en 1628 durante las contiendas bélicas que se desarrollaron en el continente europeo.

Cuenta la leyenda que la fórmula pudo llegar a Europa en 1324 de la mano de un monje peregrino. La receta consistía en la mezcla de carbón, azufre y salitre que el religioso comunicó al abad de un monasterio donde pernoctó. A la mañana siguiente el monje que se encontraba en la puerta al ver salir al huésped, pudo comprobar con horror que debajo de los ropajes monacales le asomaba un rabo peludo: era el mismísimo diablo que el terrible invento venía a perturbar para siempre y a sembrar el caos la sociedad de la época.

La pólvora se extendió con rapidez por toda Europa y jugó un papel fundamental en el equilibrio de poder que se establecería a partir de entonces, ya que eran muy pocos los personajes que contaban con dinero y capacidad suficiente para fabricar armas.

Entre los siglos XV al XVII se asistiría a un amplio desarrollo de la tecnología relacionada con al pólvora. Los avances en el campo de la metalurgia hicieron posible la elaboración de armas de pequeños tamaño y mosquetes.