Descubrimentos Geograficos

Grandes descubrimentos geograficos

La llamada era de los descubrimientos o era de las exploraciones fue un periodo histórico que dio comienzo a principios del siglo XV extendiéndose hasta comienzos del siglo XVII. Durante esta época los navíos de Europa surcaron los mares del mundo en busca de nuevos socios y rutas comerciales con los que contribuir al incipiente capitalismo europeo. Durante estas exploraciones, los europeos descubrieron naciones y cartografiaron territorios que anteriormente no conocían. Entre los exploradores más famosos de la Era de los Descubrimientos se encuentran Cristóbal Colón, Vasco de Gama, Pedro Álvares Cabral, Juan de la Cosa, Bartolomé Díaz, Juan Caboto, Juan Ponce de León, Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano

Motivaciones de la Expansión Geográfica:

En el contexto histórico y geográfico del descubrimiento y colonización de América, se conjugaron una serie de factores que favorecieron el proceso de expansión ultramarina, entre los cuales cabe destacar los siguientes:


  1. Económicas
El florecimiento comercial gracias a las cruzadas. La prosperidad alcanzada por los mercaderes y banqueros fue el impulso que lanzó al capitalismo europeo en la búsqueda de oro y plata, necesarios como medios de transacción.
La caída de Constantinopla (1453), interrumpió el normal flujo del comercio.
Portugal y España se abocaron a la búsqueda de nuevas rutas para restablecer el intercambio con Oriente.
Político-Religiosas:
Desde que los árabes invadieron la península Ibérica, en el año 771, los reinos cristianos alimentaron el seño de reconquista, que culminó a fines del siglo XV. El espíritu medieval de las cruzadas se expresaba en lusitanos (portugueses) y españoles como el deseo de recuperar la soberanía del territorio peninsular para los reinos cristianos. Lograda la reconquista, surgió la idea de evangelizar a los infieles y extender la doctrina cristiana más allá de los límites de Europa. Esta razón explica la bula emitida en 1442 por el Papa Nicolás V, en que autorizaba al monarca portugués Alfonso V, a someter y esclavizar a los infieles, paganos o mahometanos. En la práctica esta autorización legalizó la trata de negros que los portugueses llevaron a cabo en las costas africanas.
Socio-Culturales:
La mentalidad renacentista de la época estuvo marcada por el espíritu de aventura y la insaciable curiosidad por descubrir territorios insaciablemente ricos. Guiados por el ansia de Gloria y riqueza, buscaban imitar las legendarias aventuras del joven viajero Marco Polo relatadas en su Libro de las Maravillas. En él describía las fabulosas maravillas de Catay (China) y Cipango (Japón). Estas descripciones no tardarían de abrir los apetitos mercantiles europeos por llegar a esas tierras tan lejanas.
La iniciativa y la capacidad emprendedora de la burguesía europea haría que la mayor parte de las exploraciones y viajes de descubrimientos tuvieran un carácter privado: Financiamiento particular.
Los ideales renacentistas habían destruido los antiguos temores y supersticiones en relación con los peligros oceánicos. Proclamaban una visión optimista de la vida, que inspiraba una nueva e incontenible fe en las capacidades humanas y un apasionamiento por las aventuras, el riesgo, afán de gloria y enriquecimiento personal. De esta manera, estas ideas contribuyeron a preparar el camino para los grandes descubrimientos.
4.Causas tecnológicas
Pero también fue necesario que estos estímulos humanos se unieran al desarrollo científico y los descubrimientos técnicos, ambos de gran valor para la navegación.

Existían los elementos tecnológicos necesarios para emprender largos viajes marítimos, entre estos, un nuevo tipo de barco llamado carabela e instrumentos de navegación como una mejorada brújula, conocida desde el siglo XII a través de los árabes, y el astrolabio, que permitía determinar la posición de un barco mediante la observación de los astros. También se desarrolló la cartografía, con la realización de cartas marinas y los portulanos, mapas que describían los puertos y costas.

Explendor y fin de los grandes descubrimientos


Los viajes exploratorios culminaron en la expedición de Hernando de Magallanes que por primera vez dio la vuelta al mundo. Magallanes, portugués al servicio del monarca español Carlos V, partió en 1519 de España con 5 barcos y 243 hombres. Cruzó el Atlántico, avanzó por la costa del Brasil y Argentina y atravesó el estrecho que lleva su nombre. Cruzó el Pacífico y llegó hasta las Filipinas donde fue muerto por los naturales. Uno de sus oficiales, Sebastián Elcano, tomó el mando, cruzó el Indico, dobló el Cabo de Buena Esperanza y pudo regresar a España, después de casi tres años de ausencia, con un solo barco y 18 tripulantes.

Volvía a Europa el primer barco que había dado la vuelta al mundo, demostrando que la Tierra era redonda y, que América era un Nuevo mundo.